10 buenas razones para ser más amable contigo mismo: El valor de un abrazo interior

Es muy importante cuidar el amor propio.

Guía de: Coaching

10 buenas razones para ser más amable contigo mismo

La amabilidad no solo es positiva en las relaciones personales, sino que también es un ingrediente que alimenta el amor propio. Ser amable con uno mismo es un aprendizaje necesario. Es importante que dejemos de lado cualquier excusa que nos lleve a relativizar el valor de este abrazo interior. Existen distintas razones para ser amable con uno mismo. En Guioteca compartimos este decálogo de motivos para mimarte cada día.

1. Mereces ser amable contigo mismo. Este es uno de los argumentos principales, más allá de su sencillez. Mereces darte este reconocimiento sin condicionar la amabilidad al éxito o la perfección.

2. Los cambios más relevantes de la vida son aquellos que se producen a nivel interno. Cuando eres amable contigo mismo, cambias tu realidad porque tu forma de percibir aquello que te sucede también te transforma.

3. Para ser amable con otras personas, previamente, es positivo que también tengas esta atención hacia ti mismo.

4. Perdonarte a ti mismo. Ser amable significa perdonarte por aquella cuestión que, por algún motivo, te sigue afectando a día de hoy. Ya no puedes cambiar aquello que hiciste o dijiste en aquel momento, sin embargo, sí tienes la capacidad de perdonarte en lugar de juzgarte.

5. Ganar calma y tranquilidad. Cuando tu diálogo interior muestra palabras amables, te estás enviando mensajes de serenidad, alegría y esperanza.

6. Revivir el pasado con gratitud. Para ser amable contigo en este día es importante que también lo seas con esa parte de ti mismo que conecta con el pasado.

7. Alimentar la empatía y la comprensión. Tu familia y tus amigos te acompañan en circunstancias diferentes. Esta compañía es muy importante pero no sustituye el apoyo que tú puedes ofrecerte a ti mismo. Tienes la posibilidad de estar siempre a tu lado.

8. Cuidado personal. La amabilidad se manifiesta a través de distintas acciones. El cuidado es una expresión de amor propio. Y este cuidado, a su vez, también fortalece el bienestar.

9. Disfrutar de la soledad. Los momentos de soledad son más felices cuando esos espacios te permiten conocerte mejor.

10. Mantener la paciencia. Aprender a esperar es uno de los aprendizajes más importantes porque el ritmo de la realidad no sigue el compás de los propios deseos.  

 ¿Qué otras buenas razones para ser más amable contigo mismo quieres compartir en Guioteca?

Más sobre Coaching

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios