¿Cómo acabar con el círculo negativo de las quejas?

Las quejas no compensan porque producen efectos secundarios adversos: roban vitalidad, reducen la creatividad y producen cansancio psicológico.

Guía de: Coaching

Cómo acabar con el círculo negativo de las quejas
Las personas somos muy vulnerables ante el efecto negativo de las quejas. En ocasiones, cuando entramos en la inercia de observar el lado negativo de las cosas tenemos dificultades para romper esta dinámica de pesimismo. También podemos ser vulnerables ante el efecto contagio de un compañero de trabajo que convierte la queja en su filosofía de vida. ¿Cómo acabar con el círculo negativo de las quejas?

1. Puedes realizar el ejercicio de anotar en tu diario o en una libreta esa queja y a continuación, añadir un pensamiento positivo contrario. También puedes anotar aquellas quejas que te bloquean de un modo frecuente para tomar conciencia de qué ideas limitantes están condicionando tu felicidad y así poder crear pensamientos potenciadores que te inspiren en tu desarrollo personal.

2. Las quejas no compensan porque producen efectos secundarios adversos: roban vitalidad, reducen la creatividad, producen cansancio psicológico, crean prejucios, reducen el nivel de satisfacción con la propia vida, causan tristeza y frustración. En definitiva, las quejas no compensan a largo plazo. Tomar conciencia de ello es un primer paso para cambiar de actitud.

3. ¿A qué persona de tu entorno más cercano admiras por su carácter alegre, positivo y vital? Puedes tomar el ejemplo de esa persona como un referente a seguir.

4. Si existe algún asunto que te preocupa, háblalo con un buen amigo de confianza para poder desahogarte. La conversación con un amigo es mucho más saludable que las quejas para solucionar los conflictos.

5. Busca ocupaciones inmediatas que te ayuden a concentrar tu atención en un fin más constructivo cuando no puedes apartar tu mente de una preocupación ante la que surgen quejas internas.

6. Las personas que se quejan de un modo habitual se comportan como si fuesen actores de reparto en su propia vida. Existe un motivo suficiente para dejar atrás las quejas: tú puedes ser el protagonista de tu historia.

7. Reducir las quejas a cero es una utopía, sin embargo, sí es posible reducir su frecuencia si realmente asumes un compromiso contigo mismo para cambiar de actitud e invertir tu presente en un fin más gratificante.

Más sobre Coaching

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X