¿Cómo mantener la calma ante un conflicto?

Los problemas se hacen más grandes cuando das vueltas y vueltas a lo que ocurrió y te quedas estancado en el círculo de la negatividad.

Guía de: Coaching

Cómo mantener la calma ante un conflicto

Los conflictos forman parte de la vida, por esta razón, conviene mantener una filosofía realista entendiendo que a pesar de que existen este tipo de obstáculos, lo más importante es confiar en los propios recursos personales para mitigar la dificultad. Es más inteligente poner la atención en la búsqueda de soluciones que en el conflicto mismo. Los problemas se hacen más grandes cuando das vueltas y vueltas a lo que ocurrió y te quedas estancado en el círculo de la negatividad. ¿Cómo mantener la calma y la serenidad ante los conflictos?

1. Intenta relativizar la naturaleza del conflicto al ponerlo en su contexto. Para ello, es positivo ampliar la mirada más allá del conflicto en sí mismo para visualizar el mapa de la vida en general. Por ejemplo, no dejes que un conflicto te deje apreciar todo aquello que posees.

2. Después de haber tenido un mal día, descansa. Intenta acostarte antes de lo habitual para reponer energía. Mañana verás todo de un modo más amable ya que el estado de ánimo influye en la propia interpretación de los problemas.

3. Si te gustaría tener un punto de vista alternativo, consulta una segunda opinión a una persona de tu confianza a quien admiras por su sentido común.

4. Realizar ejercicio físico y salir a caminar son buenas rutinas para poner en forma cuerpo y mente. El deporte aporta optimismo mental y éste es vital para mantener la serenidad.

5. Practica el sentido del humor en la gestión de los conflictos para evitar adoptar una actitud catastrofica como consecuencia del dramatismo.

6. Si te sientes desbordado por un asunto concreto o estás cansado de dar vueltas en torno al mismo, haz una pausa y ya retomarás el tema en otro momento.

Más sobre Coaching

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X