¿Cómo alcanzar la serenidad? Diez consejos para lograrlo

Más allá de las circunstancias del entorno, cualquier persona puede ser feliz de verdad potenciando su mundo interior.

Guía de: Coaching

¿Cómo alcanzar la serenidad?

La serenidad aporta armonía interior puesto que la persona experimenta una agradable sensación de paz y tranquilidad. En ocasiones, el estilo de vida actual es contrario a la pausa que requiere la relajación puesto que la prisa no crea las condiciones ideales para tener serenidad. Sin embargo, más allá de las circunstancias del entorno, cualquier persona puede ser feliz de verdad potenciando su mundo interior. ¿Cómo alcanzar la serenidad para ser feliz?

1. Tener ocupaciones es agradable, sin embargo, estar permanentemente ocupado resulta angustioso. Es importante liberar la agenda de actividades estableciendo una diferencia entre aquellos objetivos prioritarios y aquellos que son secundarios.

2. Libérate del exceso de perfeccionismo que roba la paz a partir de esa exigencia interior constante.

3. Aparta de tu vida aquello que sobra porque constantemente se convierte en motivo de preocupación. Puedes anotar en un folio todo aquello que te gustaría eliminar, por ejemplo, la impaciencia, los miedos, la prisa, el pensamiento negativo…

4. Conviene aceptar la pérdida como un hecho natural en la existencia humana. Las pérdidas duelen pero también aportan fortaleza emocional. Por otra parte, es recomendable no poner la atención solo en la pérdida sino también, en la experiencia.

5. Abre las puertas de la novedad, anímate a emprender nuevas aventuras, no te quedes estancado en la zona de confort. La serenidad también es esa recompensa anímica que surge al superar nuevos retos.

6. Anímate a dar las gracias con más frecuencia. Pero el ejercicio de la gratitud solo tiene verdadero valor cuando se realiza de corazón. Del mismo modo, no solo es importante decir te quiero a quienes son importantes para ti sino también, a ti mismo.

7. No pongas tu valor personal en los éxitos o en los fracasos porque tu valor es el mismo más allá de cuál sea el resultado de tus acciones.

8. Concédete el placer de ser vulnerable. Llorar no es un signo de debilidad sino un signo de sabiduría emocional.

9. Acepta a tus amigos tal y como son. En caso contrario, surge la frustración.

10. Disfruta de tu descanso como un placer saludable necesario para poner en forma cuerpo y mente.

Más sobre Coaching

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X