¿Cómo ser optimista si sufres de autoestima baja?

Todos somos vulnerables de vivir etapas en las que nuestro nivel de amor propio se resiente.

Guía de: Coaching

autoestima baja

La autoestima es uno de los pilares del desarrollo personal. Y existe una relación directa entre optimismo y amor propio. Cuanto más se quiere una persona a sí misma, más interioriza el valor del pensamiento positivo como filtro desde el que observar el lado bello de las cosas. Todos somos vulnerables de vivir etapas en las que nuestro nivel de amor propio se resiente como consecuencia de decepciones, derrotas y heridas. ¿Cómo elevar, en ese caso, el amor propio?

1. Camina todos los días pero cambia los itinerarios que recorres en tus paseos para romper la rutina.

2. Escribe un diario en el que expreses situaciones, vivencias y momentos por los que quieres dar gracias a la vida.

3. Déjate contagiar por la energía constructiva de esos amigos y familiares que tienen un carácter alegre y vital. Personas que irradian tanta luz que te hacen sentir cómodo en su compañía.

4. Defiende tus derechos personales. Aprende a decir no. No dejes que los demás vulneren tu propio espacio.

5. Llena tu vida de belleza a través de detalles sencillos con los que crear un entorno agradable. Por ejemplo, la decoración de tu hogar influye de forma directa en tu estado de ánimo, el estilo nórdico que proyecta la luz de espacios diáfanos inspira sensaciones agradables como la serenidad y la calma.

6. Crea tu propio blog sobre un tema que te encante. Comparte tus artículos con tus lectores. Establece feedback con quienes dejen sus comentarios. Ilusiónate con nuevos proyectos.

7. Convierte este mensaje en tu filosofía de vida: “Algo es posible siempre que te das la oportunidad de intentarlo”. No dejes que la baja autoestima te lleve a poner excusas para darte por vencido antes de tiempo.

8. Cuida tu diálogo interior para añadir más términos con un mensaje positivo con el fin de relativizar las dificultades. Por ejemplo, si un proyecto no ha salido como tú esperabas, evita decirte mensajes del tipo: “Siempre me equivoco”.

9. Acude al cine con más frecuencia para ver películas de humor. Déjate contagiar por el efecto de la risa.

10. Escucha música seleccionando canciones que envían un mensaje alegre y amable.

Más sobre Coaching

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X