Razones para tirar a la basura tus propósitos de 2017: ¿Por qué es conveniente?

Existe un motivo fundamental para hacerlo. Entérate aquí.

Guía de: Coaching

Razones para tirar a la basura tus propósitos de 2017
El inicio de año nuevo está marcado por metas que con frecuencia caen en el olvido en el mes de febrero. Esta es una de las razones por las que en 2017 te propongo iniciar el año ligero de equipaje, sin tantas expectativas y con más presente. Además, tus metas del 1 de enero son fruto, en muchos casos, del puro impulso de iniciar una nueva página en el calendario, pero no resultado de la introspección pausada del vivir.

Existe un motivo fundamental para tirar a la basura tus propósitos de 2017: tu vida no cambia por el simple hecho de haber cambiado de año, sino que este salto en tu felicidad depende, principalmente, de tu propia evolución interior. Por tanto, lo verdaderamente determinante no es la fecha del calendario sino tu compromiso interior.

Algunas personas se marcan tantas metas de año nuevo que sienten un auténtico caos mental ante la dificultad de poner en orden las expectativas. Vive el día a día. No te proyectes tanto en el futuro. Aprende a abrazar el ahora como un acto de amor hacia ti mismo.

Existe otro motivo por el que liberarte de esos propósitos de año nuevo si, por ejemplo, a partir de tu propia experiencia de años previos sabes que no vas a cumplirlos. Pero además, las metas de abril tienen el mismo valor que las que puedas marcarte ahora. Por tanto, relájate porque cada día te ofrece nuevas posibilidades para marcarte ilusiones nuevas.

El inicio de un nuevo año es perfecto para disfrutar de la magia de los inicios de un nuevo ciclo. No te dejes arrastrar por la impaciencia de metas que te hacen pensar más en el futuro que en el ahora. El síndrome de la ocupación constante y la búsqueda del perfeccionismo nos lleva a vivir en contacto permanente con el concepto de meta.  Y precisamente, el inicio de un nuevo año es un buen momento para rebajar las expectativas y abrazar la realidad.

Más sobre Coaching

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X