Inicio » Colo Colo » Equipo

Colo Colo: El cacique en deuda por muchos flancos

El nivel mostrado por el elenco albo en su últimos dos partidos muestra las enormes falencias que se tienen para pensar en cosas más grandes. ¿Y para esto se fue Tocalli?

Es el último minuto del primer tiempo contra Universitario de Sucre. Se va ganando 1 a 0, pero toda la ilusión de clasificar en la Copa Sudamericana se va con un gol de visita de los bolivianos. Y aunque se puso toda la carne a la parrilla para ganar 3-1, faltó un tanto más para conseguir el milagro. Pero ese cuarto gol no se vio cerca en ningún momento.

Javier Campora

Foto: Reuters

Los albos deben rezar para que Campora no se lesione, en la banca no hay quien lo reemplace.

Son los últimos minutos del partido en Chillán contra Ñublense por el torneo nacional. Pese a los dos tiros en el palo que se han tenido (cabezazo de Cámpora y disparo de Jorquera), el cero a cero parece inmutable, cuestión que se ratifica cuando el delantero argentino se gana una expulsión tonta. Al final, se pierde una oportunidad para alargar distancias con los perseguidores en la tabla, porque una vez más no hubo argumentos para ganar.

En dos frente distintos, el mismo resultado. Un equipo sin ideas, que no logra sus objetivos pese a ser muy superior en el papel a sus rivales de turno. Por ello, vale la pena analizar ciertas cuestiones de Colo Colo para ver por qué se falla en lo más importante.

1)     Con esa banca…

Colo Colo debía ganar por 3-0 para clasificar en la Sudamericana. Sin embargo, por lesiones, malas contrataciones y envío a préstamo de juveniles, en el partido donde más se necesitaban goles, la única opción era Javier Cámpora. ¿Y si le pasaba algo al “9″? Mirar la banca era para llorar: sólo defensas y mediocampistas. Daba la impresión que de verdad Miguel Riffo podría haber terminado de delantero como señaló Cagna.

Y contra Ñublense, lo mismo. Además del debut de Canío (opaco por lo demás), no habían más opciones de gol para los albos. Y los partidos se ganan en el arco contrario.

2) Equipo sin velocidad ni sorpresa

El eterno campeón se ha vuelto un equipo lento y predecible. Si no es por algún pase de Macnelly Torres de forma sorpresiva, la habilidad individual de Lucas Wilchez o las veces que los laterales Cereceda y Fuenzalida pasan con efectividad al ataque, cuestión que cada día es en menos cantidad, el tránsito de juego es lentísimo, mucho toque, mucho jugar hacia las bandas y sin profundidad, nunca una sorpresa. En ocasiones, pareciera que se quisiera llegar con la pelota hasta área chica, como si fuera baby fútbol.

Además, nadie dispara desde fuera del área con confianza y regularidad. Por lo tanto, si las cosas no funcionan de entrada o el rival es aplicado, los partidos son un excelente remedio si sufre falta de sueño.

3) No hay referentes que causen miedo

Ezequiel Miralles

Foto: Reuters

A Colo Colo le pena la ausencia de Miralles.

Si no está Miralles o Paredes, Colo Colo es un león sin dientes. No hay ningún jugador que, por ejemplo, sea de temer a la hora que exista un tiro libre a favor del popular, siendo muchas veces ocasiones desperdiciadas. No hay tampoco un cabeceador de fuste, donde uno de antemano sepa que cerca del área puede ser esperanza de gol. Además, Macnelly desaparece de tarde en tarde y “Peter Veneno” Wilchez aporta movilidad, pero en ocasiones mucho desorden. A la hora de atacar, ¿dónde está el piloto?

4) Responsabilidad global de errores

Se podría caer en el facilismo de echar la culpa a los jugadores “símbolo”, acusados en ocasiones de no rendir como antes. Otro sería que Diego Cagna no ha logrado lo que uno esperaba de él. O bien que la dirigencia de Blanco y Negro ha prometido muchas cosas, aunque la realidad ha mostrado fracasos en los últimos hechos.

Pero la verdad, es culpa de todos.

El periodista Ignacio Pérez Tuesta escribió un libro sobre Colo Colo 1991 llamado “Hombres de blanco”. Al escribir sobre ese proceso, Pérez Tuesta tiene una frase notable: esa vez funcionaron las “tres patas” necesarias, vale decir dirigentes capaces, jugadores comprometidos y técnicos que realizaron procesos y obtuvieron resultados.

Le pregunto a usted: en lo que se ha visto este 2010, ¿sería capaz de ponerle nota 7 a cualquiera de esas “patas” actuales del cacique? ¿Se puede calificar de excelente lo que han mostrado por separado dirigentes, jugadores y técnico?

Así, difícil conseguir cosas.

Más sobre Colo Colo

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X