Inicio » Cómics » Equipo

El gato Fritz: ese sexy animal

Un gran personaje del cómic underground estadounidense de todos los tiempos, la creación más importante de Robert Crumb: el gato Fritz.

¿Alguna vez se preguntaron por qué demonios Tribilín anda siempre sin pantalones, pero con guantes? ¿o por qué el Pato Donald se tapa con la toalla cuando se va a meter a la ducha si tampoco usa pantalones? Me parece algo de verdad sospechoso, depravado, de alguna forma, aunque escondido por el aura inocente e infantil que caracterizó siempre a los dibujos de Walt Disney.

Gato Fritz

Foto: EFE

El Gato Fritz mostraba una fuerte crítica a la sociedad gringa de los años 60 y 70.

El Gato Fritz es algo así como la respuesta a esas preguntas: estética de animales antropomorfos y harto más realistas que los de Disney, con una feroz crítica a la pechoña sociedad gringa de los años 60 y 70. Y era que no, sólo basta recordar que hacia 1965, fecha de la primera aparición del felino, Kennedy  ya llevaba dos años muerto y un gran número de jóvenes eran enviados a la guerra de Vietnam, además de la fuerte tensión que existía entre Estados Unidos y Rusia en la denominada Guerra Fría.

De hecho Fritz, llamado Fred antes de ser formalmente publicado, aparecería en una de sus aventuras como un agente especial de la CIA torturado por militares chinos. Por otra parte, la denominada generación Beat, en esencia integrada por escritores ansiosos de buscar nuevos horizontes creativos después de la 2° guerra mundial, criticó e influyó con fuerza en la sociedad de la época, lo que se cristalizó en el movimiento hippie con su mensaje de paz, amor libre y experiencias con drogas.

Por esa misma razón no es raro toparse en las páginas de el Gato Fritz con litros de alcohol, gran cantidad de drogas, uno que otro llamado a la anarquía y la rebelión, y un protagonista que intenta follarse a cualquiera que se pase por delante, incluida su hermana. Todo esto condujo a Fritz a dos situaciones puntuales: la censura y el cine.

El responsable de tal atentado a la moral y las buenas costumbres es el reconocido maestro del cómic underground estadounidense, Robert Crumb, autor, entre otros, de Mr. Natural, American Splendor –junto al guionista Harvey Pekar- y de una inspirada versión del Génesis, además de una que otra adaptación de relatos de Charles Bukowski.

Hay algunos críticos que consideran a Crumb, quien también es músico de blues y hasta ha editado discos con su banda Cheap Suit Serenaders, el autor de cómics vivo más importante del mundo, incluso por sobre Stan Lee (¡chúpate esa, Spiderman!).

La primera aparición oficial de el gato Fritz ocurrió en el n° 22 de la revista Help!, de enero de 1965, dirigida en ese entonces por el nombrado Pekar, con la historia “Fritz comes Strong”. Tal fue el impacto de la aparición de Fritz, que la revista española Star se vio enfrentada a un  cierre temporal por haber publicado sus historias en ese lado del Mundo durante el gobierno de Francisco Franco.

En Estados Unidos la cosa era diametralmente opuesta, debido a que Ralph Bashki, un reconocido talento de la animación, consiguió los derechos para dirigir una película con el personaje, aunque lo logró de una manera no muy decente: recurrió a la primera esposa de Crumb, con quien el dibujante llevaba varios años separado, y ésta no dudó en dar todas las libertades posibles para la realización del film. Este resultó un éxito, si bien hay variaciones notables con respecto a la historia original, y Robert Crumb se convirtió en un acérrimo detractor de la cinta, por lo que decidió matar al personaje en la última aparición oficial del gato en cómic, en 1972, el mismo año en el que se estrenó la cinta.

En la historia, una celosa avestruz asesina al gato Fritz enterrándole un picahielos en la nuca, luego de que éste apareciera en un programa de TV hablando acerca de su éxito en Hollywood (es memorable la viñeta en la que un par de personajes lo invitan a una fiesta con… ¡Mick Jaguar!).  Esto no detuvo a Bashki, quien luego produciría una secuela de la cinta llamada “The nine lives of Fritz the Cat”, dirigida por Robert Taylor, la que resultó un fracaso monetario y de crítica. Crumb nunca revivió al personaje, pues sentía que gran parte del espíritu que lo inspiró a crear a Fritz fue transgredido con aquella primera aparición en el cine.

La influencia que ha tenido este cómic ha sido abrumadora. El germen de toda la sátira de South Park, Los Simpsons, Family Guy, Beavis y Butthead y un largo etcétera, se encuentra ya contenido en esas desvergonzadas páginas que en español comenzaron a circular como fanzines fotocopiados.

Actualmente, todas las historias de el Gato Fritz se hayan recopiladas en un solo tomo de la excelente colección que reúne la obra completa de Crumb traducida al español, iniciativa de ediciones La Cúpula. Esta es una oportunidad imprescindible para conocer el legado de un grande del cómic mundial, con una historia que hará las delicias de los que, como yo, no sólo tienen cómics de superhéroes en su colección.

Más sobre Cómics

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X