Inicio » E-Business » Equipo

¿Veremos explotar una nueva burbuja tecnológica?

Las acciones de Facebook se han desvalorizado en un 50% desde su aparición en la bolsa el 18 de Mayo del 2012. Desde antes de su colocación ya se objetaba el inédito valor de USD 100.000.000.000.

Todos quienes hemos traspasado la barrera de los treinta (yo lo hice hace bastante) recordamos el momento en que los negocios en Internet colapsaron, allá por el 2000. En ese entonces lo que sucedió fue que se crearon modelos de “negocio” basados en el tráfico que obtenían los sitios, no así en los ingresos que ese nivel de visitas podría generar. Y ese modelo fue vendido a inversionistas que no entendían absolutamente nada de negocios en la Red, dejando en agujeros sin fondo millones de dólares que se evaporaron en la nube.

Las acciones hoy se transan en un 50% de su valor inicial

Hoy comienzo a observar algunos movimientos que me provocan cierta comezón interna, sobre todo luego de ver cómo Facebook, una compañía con 1000 millones de usuarios, salta a la bolsa con un valor por acción basado en resultados futuros inexistentes hasta ahora, ya que el usuario promedio de esa red social no está ahí para pagar por servicios prestados por la plataforma. En un modelo basado exclusivamente en la esquiva publicidad por clic es difícil entender cómo pudo valorizarse en más de cien mil millones de dólares, y más difícil aun es comprender cómo inversionistas experimentados pudieron invertir en una compañía que tendría que trabajar durante unos 200 años para llegar a generar ingresos que justifiquen su cotización actual.

Otro gigante que se comienza a desmoronar es Groupon, que si bien es cierto cuenta con un modelo que sí es capaz de generar ingresos, no es lo suficientemente potente como para evitar que sus principales accionistas estén bajándose del carro durante las últimas semanas, provocando una vertiginosa caída en el valor de la acción.

Lo que sucede es mucho más simple de lo que parece. Cuando Internet se utiliza como un canal de ventas funciona muy bien para todo tipo de negocios, sobre todo por los bajos costos implicados que permiten formar un canal comercial adicional a los tradicionales. De la misma forma, también es muy atractivo para generar negocios exclusivamente digitales, como los que han funcionado de forma bastante positiva por años (remates en línea, plataformas dedicadas a industrias específicas, etc.). Sin embargo aquellos que basan su estrategia comercial en la generación de tráfico que no paga por visitar o utilizar los servicios producidos, difícilmente pueden sostenerse como sistemas exitosos y en un plazo corto terminan desmoronándose.

Hasta ahora existen negocios que parecen gozar de buena salud, como Google, LinkedIn y otros similares que se han mantenido invirtiendo y creando diversas variaciones de su modelo original, siempre enfocados en la generación de ingresos. Pero así como Facebook y Grupón existen muchos otros que podrían ser en su conjunto los causantes de una nueva debacle en Internet que provocaría un gran daño a negocios sanos, principalmente por la nueva sensación de desconfianza en los consumidores. Después de todo ¿cómo se apreciaría el mundo sin Facebook? Y es que, así como va, su desplome podría traer consecuencias realmente catastróficas para todos los modelos de negocio que no funcionen como canal comercial o de distribución para negocios establecidos en el mundo tradicional.

¿Seremos testigos de un nuevo desplome? Si así fuera, indudablemente serán las redes sociales las que liderarán la caída y es de esperar que no arrastren consigo a negocios más sanos.

Más sobre E-Business

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X