Curiosidades científicas sobre los elementos químicos: Interesantes datos que debemos saber

En este artículo te contamos algunas curiosidades que seguramente desconocías sobre algunos elementos químicos.

Guía de: Educación Para Niños

Para los que se interesan por la química, les contamos algunas curiosidades de los elementos químicos que seguramente desconocían:

- El fósforo, P, fue descubierto en 1669 por Hennig Brand siguiendo este procedimiento:

- Recogió cierta cantidad de orina y la dejó reposar durante dos semanas.
- Luego la calentó hasta el punto de ebullición y quitó el agua, reduciéndolo todo a un residuo sólido.
- Mezcló un poco de este sólido con arena, calentó la combinación fuertemente y recogió el vapor que salió de allí.
- Cuando el vapor se enfrió, formó un sólido blanco y cerúleo. Este sólido era fósforo.

¡Curiosamente, aquella sustancia brillaba en la oscuridad! Se le puso el nombre de fósforo, que en griego quiere decir “portador de luz”. (La luminiscencia del fósforo se debe a que se combina espontáneamente con el aire en una combustión muy lenta).

Elementos químicos (Formas alotrópicas)

- El cloro es uno de los elementos químicos más contaminantes:
Es un veneno mortal si es arrojado al mar o a los ríos. Basta ver las inmediaciones de algunas fábricas papeleras que utilizan cloro para blanquear el papel.
Además, una sola molécula de cloro lanzada a la atmósfera destruye más de 9.000 moléculas de ozono, el gas que nos protege de las radiaciones negativas del Sol.

- La datación radiométrica consiste en averiguar el tiempo transcurrido desde la muerte de un organismo vivo, basándose en la vida media de algunos átomos
radiactivos. La más famosa es la del carbono-14, ya que el carbono se toma de la atmósfera y se incorpora a los tejidos vivos constantemente. Cuando el organismo
muere, el carbono-14 comienza a desintegrarse, teniendo una vida media de 5730 años. Estimando cuánto se ha desintegrado el carbono-14 se puede dar
una idea de cuánto tiempo hace de la muerte de ese organismo.

 - El cobalto: Los mineros del cobre en Alemania encontraban de vez en cuando cierto mineral azul que no contenía cobre (la mena de cobre suele ser azul). Los mineros
descubrieron que este mineral en particular les hacía enfermar (pues contenía arsénico, cosa que desconocían). Por tanto, bautizaron a este maligno elemento como
cobalto“, nombre que las leyendas alemanas asignan a un malévolo espíritu de la tierra.

En la década de 1730, un médico sueco llamado Jorge Brandt empezó a interesarse por la química de este mineral (la mena azul que no contenía cobre). Lo calentó con carbón vegetal y finalmente lo redujo a un metal que se comportaba como el hierro. Era atraído por un imán: la primera sustancia diferente al hierro que se había encontrado que poseyera esta propiedad. Quedaba claro que no se trataba de hierro, puesto que no formaba una oxidación de tono pardorrojizo, como lo hacia el hierro.

Brandt decidió que debía de tratarse de un nuevo metal, que no se parecía a ninguno de los ya conocidos. Lo llamó cobalto y ha sido denominado así a partir de entonces.

El cobalto se convirtió en el primer metal descubierto desde la época pre-histórica, en la que todos los metales conocidos (hierro, cobre, plata, oro, zinc, mercurio, estaño, plomo y bismuto) no tenían descubridores registrados.

Más sobre Educación para Niños

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X