¿Por qué dormimos? Diferentes teorías tratan de explicarlo

Desde el nacimiento, pasamos un tercio de nuestras vidas durmiendo.

Si bien sabemos que el cuerpo humano está regulado por un reloj que mantiene a los seres humanos en un ciclo de sueño/vigilia, no se sabe muy bien por qué.

El sueño es el momento en que nuestros cuerpos reparan tejidos y realizan otras actividades de mantenimiento. Pasamos cerca de un tercio de nuestras vidas durmiendo. Algunos otros organismos no tienen que dormir en absoluto, así que ¿por qué nosotros lo hacemos?

Hay algunas ideas de por qué sucede, pero ninguno parece responder sólidamente la pregunta. Algunos teorizan con que los animales que son capaces de dormir han desarrollado la habilidad de esconderse de los depredadores, mientras que otros son capaces de descansar y regenerarse de otras maneras sin plenamente ir a dormir. Aunque los científicos no saben muy bien por qué lo hacemos, ellos están empezando a aprender más acerca de por qué es importante, y cómo los impactos del sueño influyen en la plasticidad cerebral.

¿Qué es el sueño REM?

Durante el sueño, el cerebro se mueve por 5 fases, una de estas etapas es la de movimiento movimiento ocular rápido (REM), la que se caracteriza por ondas cerebrales rápidas, respiración irregular y frecuencia cardíaca y tirones musculares involuntarios.

La mayoría de las personas entran a esta fase a los 90 minutos de haberse quedado dormida. El sueño REM representa alrededor del 20% del ciclo del sueño de un adulto y más de un 50% del ciclo de un bebé.

Resultado de imagen para dormir

Algunas teorías que tratan de explicar por qué dormimos son:

Teoría adaptativa: es las más antigua y nos dice que los períodos de actividad e inactividad evolucionaron como un medio para conservar energía. De acuerdo con esta teoría, todas las especies se han adaptado para dormir durante periodos de tiempo en los que la vigilia sería la más peligrosa.

Esta teoría se basa en la investigación y comparación de distintas especies de animales. Los animales que tienen pocos depredadores naturales, como los osos y los leones, suelen dormir entre 12 y 15 horas al día. En cambio, los animales que tienen muchos depredadores naturales tienen períodos de sueño cortos, por lo general no reciben más de 4 o 5 horas de sueño por día.

Teoría de la restauración y la recuperación dormir es esencial para revitalizar y restaurar los procesos fisiológicos que mantienen la mente y el cuerpo sanos. Según esta teoría el cuerpo aumenta su tasa de división celular y síntesis de proteínas, permite al el cerebro realizar tareas de limpieza,  entre otras cosas.

Teoría de la plasticidad cerebral. Esta es una de las teorías más recientes y plantea que el sueño se relaciona con cambios en la estructura y organización cerebral. Por ejemplo, en el caso de los bebés, duermen entre trece y catorce horas diarias y la mitad de este tiempo lo hacen en sueño REM (Un niño que ve afectada esta fase del sueño tendrá problemas con su capacidad  para consolidar el aprendizaje o desarrollar diferentes tareas).

Resultado de imagen para dormir

Esta idea se desprende del sentido común, ¿Quién no tiene la cabeza más clara después de una buena noche de sueño? Debemos confirmar esta idea con datos reales. ¿Cómo ayuda al cerebro dormir bien? La respuesta puede depender del tipo de sueño del que está hablando.

Recientemente, los investigadores de Harvard dirigidos por Robert Stickgold probaron a sus estudiantes de pregrado en una serie de evaluaciones de aptitud, luego les permitieron tomar una siesta y  probaron tomando nuevamente las evaluaciones. Descubrieron que aquellos que habían experimentado el sueño REM, posteriormente se desempeñaban mejor en tareas de reconocimiento de patrones y gramática, mientras que aquellos que dormían profundamente eran mejores en la parte de la memorización.

Giulio Tononi, destacado investigador del sueño en la Universidad de Wisconsin, Madison, publicó un vuelco interesante sobre esta teoría hace unos años: su estudio demostró que el cerebro dormido parece eliminar las conexiones o sinapsis redundantes o innecesarias. Entonces, el propósito del sueño puede ser ayudarnos a recordar lo que es importante, dejándonos olvidar lo que no es.

Lo cierto es que gracias a las investigaciones de los últimos años, se han conocido  algunas funciones esenciales y específicas en relación a las diferentes fases de sueño. Por otro lado, la privación del sueño REM en las primeras etapas, puede provocar cambios en la función cerebral de manera permanente, además de inhibir la respuesta de crecimiento del cerebro a la estimulación ambiental en etapas posteriores.

Al parecer habrá que seguir investigando las razones por las que dormimos.

Fuente de investigaciones adaptadas de www.nationalgeographic.com.es

Más sobre Educación para Niños

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X