Rabietas de los niños: 8 consejos para manejarlas de mejor manera

Las explosiones de ira en los niños pequeños son muy comunes. Te entregamos algunos datos para enfrentar esos momentos complejos.

Guía de: Educación Para Niños

Las rabietas en los niños son una parte normal de su desarrollo. Son la forma en que los niños pequeños muestran que están molestos o frustrados.

Aprender a manejar la frustración es una habilidad que los niños ganan con el tiempo.

Las rabietas son comunes durante el segundo año de vida, un momento en que las habilidades del lenguaje están comenzando a desarrollarse.

A medida que las habilidades del lenguaje mejoran, las rabietas tienden a disminuir.

Rabietas de los niños

La rabietas de los niños son un desafío para los padres.

Mientras esto, ocurre te dejamos algunos datos para poder manejarlas o evitarlas:

1- No te enojes: este es un dato muy importante, si te enojas caes al mismo nivel del niño. Lo principal en estos casos es mantener la calma e intentar que el niño se calme, si le gritas o lo agredes, lo único que lograras es aumentar el nivel de la rabieta.

2- Distrae su atención: aprovecha la poca capacidad de atención de tu hijo al ofrecer algo más en lugar de lo que no puede tener.

3- No siempre se trata de disciplina: Así como los adultos que están de mal humor o tienen dolor de cabeza pueden gritar o quejarse, los niños pueden estar luchando con emociones que les hacen reaccionar negativamente. Intenta identificarlo, algunos de los problemas más comunes que causan que los niños actúen de forma negativa son el hambre, el cansancio, la frustración, el aburrimiento o la sobreestimulación.

4- Ofrece opciones: reemplaza las ordenes por opciones como por ejemplo: ¿qué quieres hacer primero? ¿Te pones tu pijama o te cepillas los dientes?

5- Convierte las órdenes en juegos: en vez de dar ódenes pudes convertir las tareas diarias en juegos como por ejemplo: en vez de decir “recóge los juguetes” puedes cambiarlo por ¡veamos quién ordena más rápido! o en lugar de “deja tu juguete y ve al baño ahora”lo cambias por “vamos a jugar al spa y nos vamos a bañar y peinar”.

6- Utiliza el humor: Estamos tan concentrados en la rutina diaria que muchas veces nustra actitud genera mal humor en los niños. Utilizar el humor como herramienta, como simular una caída, un discurso exagerado o acentos divertidos, a menudo puede crear un momento alegre.

7- Usa palabras positivas: Es habitual utilizar palabras como “no”, “no sigas”, “para”. Aunque en algunas ocasiones son necesarias, utilizarlas en exceso puede generar más problemas que soluciones. Cuando sea posible reemplaza estas palabras con otras positivas como “¿podrías, por favor …” o “Me gustaría que …”

Dile a tu hijo lo que quieres en lugar de lo que no quieres: en lugar de “¡no saltes sobre los muebles!”, Explicale “los muebles son para sentarse”. Por favor siéntate aquí o ve afuera para saltar “.

Rabietas de los niños

8- Aprende a conocer los límites de tu hijo. Si sabes que tu hijo está cansado, debes saber que no es el mejor momento para ir de compras o tratar de hacer trámites largos.

Más sobre Educación para Niños

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X