Inicio » Emprendimiento » Equipo

Emprendedores que inspiran: De Steve Jobs a Richard Branson

Esta es la historia de siete emprendedores que sirven de ejemplo y que lo lograron: Randy Paus, Bill Gates, James Oliver, Jeff Bezos, Steve Jobs, Phillipe Stark y Richard Branson.

Emprender es una tarea solitaria. Muchas veces la familia y los amigos no entienden mucho la decisión tomada, incluso ni de qué se trata el negocio en el que están metidos. Es lo mismo que surfear. Ya sea al tomar la ola, arriba de ella, dentro del túnel o camino a la orilla lo único que mantendrá al emprendedor en equilibrio, evitando la caída, es él mismo. Absolutamente todo depende de él y, por lo mismo, está solo en su intento.

Emprender es siempre contra la corriente.  Creando una industria, sacando un producto innovador, haciendo marketing para un servicio que es pionero, en fin, avanzando a un lugar al que nadie más ha llegado nunca. Si se emprende de a dos o de tres, mejor aún. Más manos y más cabezas. Pero igual están solos.

Por lo mismo, alimentarse de la experiencia de otros emprendedores suele ser tranquilizador. Y si esos emprendedores llegaron a la cima, pucha, qué mejor. En sus historias siempre hay detalles en los que cualquier mortal no repararía, pero que a un emprendedor le puede dar la clave para salir de un embrollo, crear una nueva estrategia de crecimiento, renovar su plan de marketing . . . en fin. Pero, quizás lo más importante es darse cuenta de todo lo que se puede hacer con los fracasos.

Aquí van siete historias imperdibles, siete historias que vale la pena revisar una y otra vez. Siete historias que inspiran.

Randy Paus: El ejemplo de vida. A veces el emprender es, literalmente, mantenerse vivo. Es el caso de este destacado académico de la universidad norteamericana Carnegie-Mellon quien transformó su lucha contra la muerte en una cátedra del emprendimiento. Pese a que finalmente perdió la batalla sus palabras siguen siendo esperanzadoras:

Bill Gates. Nunca es malo volver a escuchar al segundo hombre más rico del mundo. Sobre todo en este discurso hecho en la Universidad de Harvard, la misma de la que él se retiró un año después de haber fundado Microsoft en 1975. Es largo, lo vale.

James Oliver. Revolución es la consigna. Consiguió hacer un cambio radical en la alimentación de los niños en los colegios británicos. La hizo saludable y consiguió reducir con dramatismo los índices de obesidad. Ahora llevó su revolución a Estados Unidos. Sí, exacto, un chef inglés que busca que los niños en edad escolar coman sano:

Jeff Bezos. Destruir tu empresa para levantar otra. Eso es lo que hace Jeff Bezos hoy. Nos convenció que podíamos leer el libro que quisiéramos con unos cuantos click. Y funcionó. El despegue fue complejo, difícil y tuvo que sumarle muchos productos más a los libros para que la compra on line a través de Amazon fuera rentable. Y lo logró. Hoy su apuesta es radical. Los libros ya no se compran por internet, se descargan en Kindle. Aquí el relato de sus primeros pasos en la Universidad de Princeton. Pongan ojo en el ambiente, las togas, la solemnidad.

Steve Jobs. El decano: Steve Jobs. Porque hizo historia, porque se grabó de manera improvisada mientras la hablaba bajo el sol a los graduados de Stanford en el 2005. Porque hoy es un speech obligado en decenas de universidades alrededor del mundo. Porque es el resumen perfecto de lo que significa emprender. Un hito.

Phillipe Stark. El diseño importa. Décadas atrás el diseño de un exprimidor de naranjas o la forma de un encendedor de cigarrillos daba igual. Eran así. Hasta que este diseñador francés le mostró al mundo que las cosas más simples también podían ser lindas, con color y que un exprimidor de naranjas bien puede estar decorando tu living. Y según mi esposa, su inglés afrancesado, “lo máximo”.

Richard Branson. Directo a la luna. Así como Bill Gates es el estereotipo del emprendedor multimillonario serio. Richard Branson el fundador de Virgin Galactic, la primera empresa privada que comercializa viajes al espacio, debo reconocerlo, me despierta más envidia.  Tiene lo mismo que Gates, el espíritu emprendedor infrenable y una abultada cuenta corriente, pero además es relajado, divertido, gozador y, lo que es menor, es Sir. Ahora nos tiene a todos pensando en que el turismo espacial está a punto de ser verdad.

Titanes en el Ring. ¿Se imaginan a Bill Gates y Steve Jobs diciéndose lo geniales que son, no ellos, claro,  sino el archirrival que tiene al frente? Difícil, pero alguien lo consiguió y aquí está la civilizada conversación. Un lujo.

Más sobre Emprendimiento

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X