Invocar a los ángeles: Una práctica más allá de las religiones

Hay quienes los invocan para pedir consejo, protección o como su guía.

Guía de: Esoterismo

Ángeles y Magia Angélica

Información existe desde la antigüedad sobre ellos. Los ángeles son seres de luz que provienen de un plano superior. Para algunos son mensajeros de Dios, para otros son nuestros guardianes y quienes nos socorren si los necesitamos.

Se conocen registros de la magia angélica desde los Egipcios y Hebreos, así comenzó a trasmitirse a diversas culturas y religiones. El origen de la palabra ángel proviene del latín “ángelus” que significa “nuncio” o “mensajero de Dios”.

Invocar ángeles

Foto: misteriosconxana.blogspot.com

Los ángeles vendrían a ser los intermediarios entre el hombre y Dios y aunque para muchos son un mito, para otros son la máxima expresión de la existencia de una divinidad.

Jerarquía Angélica

La Biblia nos habla de Ángeles y Arcángeles, los libros de los profetas mencionan a los Querubines y Serafines y también se habla de las órdenes que serían “virtudes, potestades, principados, dominaciones y tronos”.

Según lo que deseamos obtener es a quien debemos invocar. Sin embargo, los Arcángeles son los más conocidos, llamados “príncipes de los ángeles” y son ellos quienes han transmitido los grandes mensajes a la humanidad.

¿A qué arcángel acudir?

Existen siete arcángeles aunque la Biblia sólo menciona a Miguel, Rafael, Gabriel.  A Uriel se le hace mención en los libros apócrifos de Enoc; Los otros serían Samuel, Zadkiel y Jofiel.

Para los conocedores de la magia angélica, una de las mejores formas de invocarlos es a través de la meditación, el conectarse con ellos y solicitar su asistencia. Dependiendo de si se cree en esto o no, los expertos refieren a la existencia de siete arcángeles y delinean qué fin cumple cada uno:

Miguel: la Biblia narra cómo Miguel y su ejército derrotó a Satanás y sus ángeles. Se le invoca cuando se necesita protección, calma ante conflictos, valor, ayuda y valentía para enfrentar las dificultades.

Rafael: se asocia a la sanación de todo tipo de enfermedades, según se dice Rafael habría recibido el “Libro de la medicina”. Se invoca cuando necesitamos salud física y emocional, calma para enfrentar pruebas o entrevistas de trabajo, auxilia en caso de aflicción y cuida la felicidad y armonía en los hogares.

Gabriel: es el mensajero de Dios, siendo él quien anunciara a María su inmaculada concepción.

Se le invoca para ayudar a la fecundidad, protección de embarazos, reúne a personas distanciadas, da calma al hogar y beneficia la creatividad y comunicación.

Uriel: se dice que él posee las llaves del infierno y que sería quien expulsó a Adán y Eva. Cuida las tierras y ayuda a la humanidad en el proceso de aprendizaje. Ayuda en el trabajo, negocios, aumentar las ganancias y da equilibrio a la naturaleza.

Samuel: arcángel del amor a Dios, se le invoca para ayudar a quienes están solos, en la protección contra las envidias y para alejar sentimientos de angustia.

Zadkiel: se le invoca cuando necesitamos el perdón, para lograr cambios en nosotros mismos y paz en nuestro corazón.

Jofiel: se le invoca cuando necesitamos claridad mental para la toma de decisiones e iluminación.

Referencias:

  • Curso de ángeles y angelología de Karla Fernández
  • Ángel Red

Más sobre Esoterismo

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X