Los ciclos de la luna y su íntimo vínculo con las “mujeres sagradas”

La luna, según se dice, rige a la mujer y tal cual son sus ciclos, son los nuestros. Pero, ¿Qué interrogantes hay detrás de esas afirmaciones?

Guía de: Esoterismo

Cada día es más común encontrar a personas interesadas en usar métodos más naturales y conectados con la tierra en todo ámbito. Abundan los deseosos de un mundo más “sano” y en eso no escapan las mujeres que le han dado mayor importancia a los ciclos de la luna y como éstos se relacionan con nuestros períodos hormonales.

Se dice que a través de la luna podemos incluso regular nuestra menstruación. Acá veremos de qué se trata este rito seguido por mujeres sabias de todo el mundo, tanto en la actualidad como en la antigüedad.

La luna, para quienes practican ciertas “creencias” de índole esotérica no es un misterio, sino más bien una forma más de encontrar soluciones a sus interrogantes. Todos han querido llegar a la luna o se han querido adueñar de ella. ¿Por qué será que atrae tanto a hombres como mujeres? Quizás es su mágica luz la que nos enamora. Pero detrás de ella existe algo más profundo para las mujeres:

Luna

Foto: AP

Luna y Mujer son iguales. Ambas son femeninas, cíclicas y dadoras de vida”

El ciclo de la Sagrada mujer y la Luna

La luna tarda aproximadamente 28 días en dar vuelta a la tierra, la mujer tiene un ciclo hormonal aproximado de 28 días, ¿Coincidencias? Mujeres sabias desde la antigüedad han honrado a la Luna y a la menstruacióm, dejándo de lado el Tabú que significa la palabra “menstruar”, ya que para ellas es un signo de vida, un honor entregado y no una vergüenza ni algo que debe ser molesto.

Luna y mujer (Diosa) tienen fases, ambas relacionadas:

Luna Nueva: es el nacimiento. se asocia con la ovulación de la mujer, con el despertar, el inicio de un nuevo ciclo. “La semilla se prepara para ser engendrada” (según Ivana Andrea Gómez del Blog Mujer Ancestral).

Luna Creciente: es representada por la “doncella” lista para el amor, es la fertilidad de la mujer en su máximo punto. “Cuando las semillas están listas para plantarse”

Luna Llena: es la “madre”, la mujer que lleva a un hijo en su vientre; representa la semilla engendrada, el embarazo en la mujer. “La semilla germina o da fruto”

Luna Menguante: es representada por la “anciana”, aquella que llegó a la menopausia llena de conocimiento y sabiduria; es la etapa de introspección, de retirada, de ir hacia el interior para prepararse para el inicio de un nuevo ciclo en el caso de las jóvenes.

La luna siempre ha sido representada, como ya mencioné, como mujer, la Diosa Artemisa simbolizaba a la luna creciente, representando el nacimiento y la naturaleza.

La idea de llevar un calendario lunar es conectarnos con la naturaleza, aumentar nuestra energía y conocimiento sobre nosotras mismas. Es aceptar que la menstruación o nuestros ciclos son normales  y  están alineados “por una razón” con la luna.

El comprender que nuestra sexualidad cambia y que nuestro ciclo también lo hace al igual que la luna y según las más entendidas, nos permitirá incluso sanarnos y regular nuestro período.

Para quienes han estudiado el tema, somos “mujeres sagradas”, capaces de autosanarnos y de vivir en armonía con el sol y la luna. El sol nos aporta de la energía activa para el día, la luna nos da la calma, nos lleva al recogimiento, al descanso y la introspección como método de autoconocimiento tanto de nuestra mente como de nuestro cuerpo.

Las mujeres somos “luna” capaces de aprender a armonizarnos con ella para mejorar nuestros ciclos hormonales y entender muchos aspectos de nuestra vida.

Acá les dejo un video relacionado para mayor información:

Fuentes:

miperiodonatural.com

mujeresancestrales.blogspot.com

Más sobre Esoterismo

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X