¿Por qué Rocío Marengo y Amalia Granata se detestan? La pelea que originó la enemistad

Las argentinas tuvieron una fuerte pelea en "Intrusos" en 2007 y desde entonces no ha habido reconciliación.

Guía de: Espectáculo Argentino

Hay famosos que simplemente no se llevan bien. Rocío Marengo y Amalia Granata mantienen una enemistad desde el inicio de sus carreras y al día de hoy no pueden verse.

En una reciente entrevista con el programa de radio “El show del espectáculo”, Ulises Jaitt le consultó a Marengo si en algún momento se reconciliará con Granata.

rocio marengo amalia granata pelea

“No, querido, ¡cómo me voy a amigar! Le di oportunidades, bajé un cambio y traté de hacer las paces, pero ella no puede soltar el odio que me tiene. Me detesta. No sé por qué no puede soltar. Fue una pelea de chicas, chicas, hace mil años”, respondió.

Lanzando culpas sobre Granata, añadió: “Ella fue la que me agredió, la que me dijo barbaridades, y yo fui la que se defendió, diciéndole ‘mentirosa, que había que matarla de chica…’. Le dije algo al pasar que quedó gracioso. Pero esa frase que la gente repite es de una pelea en la que ella me decías barbaridades y yo me defendí. Ella se quedó enganchada”.

¿Cuál es esa pelea a la que se refiere? El germen de una enemistad destinada a perpetuarse. Todo comenzó en 2007, cuando ambas daban sus primeros pasos en la TV chilena. Granata aseguró que Marengo había tenido un romance con un alto ejecutivo de la televisión de Chile, quien le habría comprado un departamento y una camioneta.

Lee también: Rocío Marengo lanzó cruel tuit contra Amalia Granata reviviendo antigua rivalidad

Furiosa por estas acusaciones, Marengo la denunció en la Justicia. Pero la pelea llegó a su punto de máxima tensión cuando ambas se cruzaron en el estudio de “Intrusos” de Jorge Rial. Mientras Marengo decía que Granata era una resentida y que venían de “orígenes totalmente distintos”, la otra la acusaba de discriminar.

En medio del intercambio, Rocío lanzó una desafortunada frase que pasó a la historia: “Hay gente con la que es la única que te queda, hay que discriminarla; o la matás de chiquita o la discriminás después”. Ese fue el punto de no retorno. Después Granata la acusó de evadir impuestos en Chile, pero aquella frase fue la sentencia de muerte de una amistad que nunca existió.

 

 

Lee también: Luciana Salazar y su hermana protagonizan impensada pelea en Twitter

Más sobre Espectáculo Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X