El extraño revuelo tras descubrir el color de un exoplaneta

Por primera vez un equipo de astrónomos identificó el color de un exoplaneta. Coincidentemente es azul, un color semejante al de la Tierra vista desde el espacio.

Un equipo de astrónomos, utilizando el Telescopio Espacial Hubble de la NASA, logró deducir el color real de un planeta que orbita otra estrella, a 63 años luz de distancia. El exoplaneta denominado HD 189733b (ver: “Catástrofe espacial: Planeta es arrasado por su propia estrella“),descubierto en 2005 y conocido por ser uno de los exoplanetas más cercanos a nuestro sistema planetario, presentaría a juicio de los especialistas un color azul cobalto.

Color Exoplaneta

Foto: NASA, ESA, and G. Bacon (STScI)

Receación artística del exoplaneta azul HD 189733b en órbita a su estrella madre.

Si pudiéramos observar directamente este gigantesco exoplaneta de gas, lo veríamos como un punto azul profundo en medio de la inmensidad espacial. Esto es algo que nos recuerda inmediatamente a la Tierra, ya que nuestro planeta observado desde el espacio también se presenta como un punto azul.

Sin embargo, la relativa semejanza de color entre  HD 189733b y la Tierra, algo que ha sido especialmente destacado por diversos medios para exponer este logro científico, parece dejar de lado que los planetas de tonalidad azulosa son algo al parecer relativamente común, a juzgar por las tonalidades de Urano y Neptuno, y que la semejanza de tonalidad no asegura en lo absoluto otras similitudes entre planetas. De hecho, HD 189733b no tiene nada que ver con la Tierra.

Color Exoplaneta

Foto: NASA, ESA, and A. Feild (STScI)

Gráfico de comparación de color de planetas del Sistema Solar y el exoplaneta HD 189733b.

Un mundo extraño, turbulento y muy caliente

Gracias a los intensos estudios realizados tanto con el uso del Hubble, como por otros observatorios en la Tierra, ha sido posible determinar con certeza que este cuerpo posee una atmósfera exótica y cambiante. HD 189733b es una clase extraña de exoplaplaneta, clasificado dentro de los llamados “Júpiter calientes”, mundos que orbitan peligrosamente cerca de sus estrellas, en este caso, a sólo 2,9 millones de kilómetros de distancia, una distancia insignificante comparada con los 150 millones de kilómetros que separan a la Tierra del Sol.

HD 189733b esta tan cerca de su estrella, que está gravitacionalmente bloqueado. Un lado del exoplanetas siempre se enfrenta a la estrella y el otro esta en oscuridad permanente. Ya en 2007, el Telescopio Espacial Spitzer había medido la luz infrarroja de HD 189733b, dando lugar a uno de los primeros mapas de temperatura de un exoplaneta.

El exoplaneta HD 189733b es un lugar donde la temperatura durante el día es de casi 2.000 grados Fahrenheit, y donde posiblemente veríamos insólitas lluvias de vidrio, si bien estas se precipitarían de lado, afectadas por fuertes ráfagas de viento de unos 7.200 kilómetros por hora.

A diferencia de nuestro planeta, su hermosa coloración azul cobalto no proviene de la reflexión de los océanos, sino que responde a una atmósfera brumosa, cuyas nubes altas contienen partículas de silicatos. Dichos silicatos, condensados en semejante calor, formarían pequeñas gotas de cristal que dispersan la luz azul más que la luz roja.

Lo verdaderamente importante

Determinar el color de HD 189733b es algo que no se había hecho con anterioridad, un logro que permite avanzar tanto en el mayor conocimiento de este  exoplaneta, como en el perfeccionamiento de técnicas para el estudio de otros cuerpos semejantes. Y principalmente, para buscar pistas de vida en mundos distantes.

Para determinar el color planetario visto por nuestros ojos, los astrónomos midieron la cantidad de luz reflejada, una propiedad conocida como albedo. Esto fue posible, utilizando el espectrógrafo de imágenes del Hubble para aislar la luz del exoplaneta de aquella procedente de su estrella anfitriona,  desarrollando permanentes observaciones durante el transito de HD 189733b.

A medida que el exoplanetas circula por el lado de su estrella, los astrónomos fueron capaces de medir los cambios en el espectro, específicamente, cuando la luz reflejada por el planeta quedaba bloqueada temporalmente. Observaron la luz cada vez menos brillante en el azul, pero no en la luz verde o roja, faltaba en el azul. Esto significa, que el objeto que desapareció era de color azul y en consecuencia, fueron confirmados los antecedentes de observaciones anteriores, que habían reportado evidencia de la dispersión de la luz azul. A continuación puedes ver un breve e  interesante video sobre los estudios que se han desarrollado en relación a HD 189733b (en inglés)

Más sobre Exploración Espacial

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X