Lluvia de diamantes en Júpiter y Saturno: Riqueza en el espacio

A juicio de un equipo de científicos, las condiciones atmosféricas en los planetas gigantes gaseosos favorecen la formación de diamantes.

El reciente trabajo de un equipo de científicos planetarios, sostiene que en las profundas atmósferas de Júpiter y Saturno (los dos planetas mayores de nuestro Sistema Solar) podrían existir trozos de diamantes flotando en el helio e hidrógeno líquido.

Lluvia de diamates

Agencias

Júpiter y Saturno presentarían verdaderas lluvias de diamantes.

Mona L. Delitsky de California Specialty Engineering en Pasadena, y Kevin H. Baines, de la Universidad de Wisconsin- Madison, han determinado que las condiciones de Júpiter y Saturno favorecen la creación de diamantes y que, en sus atmósferas, podrían producirse unas diez millones de toneladas al año que se precipitarían en forma de lluvia.

El sorprendente hallazgo

Kevin Baines, autor principal de este estudio, presentó sus hallazgos en la reunión anual de la División de Ciencias Planetarias de la Sociedad Astronómica Americana. Tanto Baines como Delitsky, presumen que el carbono elemental como el hollín o grafito generados en las enormes tormentas de Saturno, descenderá a las profundidades del planeta endureciéndose y transformándose en  diamantes a medida que cae afectado por las especiales condiciones de  presión y temperatura, luego, se fundirá en diamante líquido cerca del núcleo planetario.

Lluvia de diamantes

Foto: NASA/ESA

Los diamantes se forman por las tormentas como esta observada en Saturno, que convierten el metano en carbono. Este carbono cae y se endurece en pedazos de grafito y después se transforma en diamantes.

Para llegar a esta conclusión, los expertos analizaron en detalle temperatura y presión existente al interior de los planetas, y consideraron además, nuevos antecedentes sobre el comportamiento del carbono en diferentes condiciones. A  juicio de los investigadores,  es posible presumir que los diamantes de estos planetas “son como los de la Tierra pero probablemente un poco más densos”.

Un increíble proceso

“Todo comienza en la atmósfera superior con las tormentas, cuando un rayo convierte el metano en el hollín. A medida que el hollín cae la presión sobre él aumenta, lo que provoca que se convierta en grafito”. Según Baines, es precisamente en esta etapa cuando “caen diamantes como granizo sobre una gran región” de Saturno en particular. “Posteriormente, cerca del núcleo del planeta, en donde la presión y la temperatura es tan infernal, no hay manera de que los diamantes puedan seguir siendo sólidos y se derriten”.

Lluvia de diamantes

Foto: Alien Seas

En un libro de reciente aparición, “Alien Seas”, un capítulo llamado “Los mares de Saturno” describe naves mineras robots que navegan el profundo interior de Saturno en un futuro lejano y recogen trozos de diamantes.

Si bien se ha conocido desde hace 30 años que el diamante puede ser estable en los núcleos de Urano y Neptuno, se pensaba que Júpiter y Saturno al ser demasiado calientes no presentarían condiciones adecuadas para la precipitación de diamante sólido. Contrario a lo anterior, los nuevos datos disponibles han confirmado que en la profundidad, los diamantes pueden estar flotando en el interior de Saturno y crecer tan grandes que tal vez podrían ser llamados “diamondbergs” (diamantes icebergs)

Por último, Baines ha comentado que lo más probable es que los diamantes terminen formando un “mar” de carbono líquido. “Los diamantes no son para siempre en Saturno y Júpiter”, a diferencia de Urano y Neptuno, en donde las temperaturas son más frías en sus núcleos, y sí podrían permanecer en estado sólido.

Más sobre Exploración Espacial

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X