Inicio » Finanzas Aplicadas » Equipo

Créditos para personas: alternativas disponibles

Las personas pueden recurrir a distintos tipos de créditos de acuerdo a sus necesidades. Conozca aquí cuáles son los más comunes y los fines para los que fueron diseñados.

Las personas, tal como las empresas, tienen distintas alternativas disponibles en el mercado para efectos de financiar sus distintas necesidades. En términos simples, estas alternativas difieren en los plazos, fines y entidades acreedoras.

En cuanto a los plazos, podemos encontrar desde créditos a plazos tan cortos, como son los préstamos a 30 días, hasta plazos tan largos, como son los préstamos hipotecarios a 30 años.

En lo referido a los fines, una parte importante de los créditos están orientados a consumo en general (compra de un televisor o financiar un viaje al exterior), consumo en particular (por ejemplo, un crédito automotriz o de educación superior), o a vivienda (adquisición de una casa o refinanciamiento utilizando un bien raíz que ya poseo).

Créditos

Foto: El Mercurio

Los créditos de consumo sirven para comprar o cubrir una necesidad.

En términos de las entidades involucradas, una parte importante del mercado es satisfecho a través de los bancos (que se ocupan de las personas con mayores ingresos y menor riesgo); mientras que otra parte (mayoritaria y para personas de menores ingresos y mayor riesgo normalmente) es satisfecha por las empresas de retail y sus respectivas entidades financieras; cajas de compensación; compañías de seguro; y las cooperativas de ahorro y préstamos.

A modo de ilustración, al año 2009, en Chile el 25% de las tarjetas de crédito son bancarias y el 75% de casas comerciales. Sin embargo, del monto total de colocaciones de créditos de consumo, el Retail responde sólo por el 31% y los bancos por el 69%.

De ello se desprende que Chile es el único país del mundo donde las tarjetas comerciales triplican a las de los bancos, y donde el Retail se ha especializado en el segmento de microcréditos, con beneficio directo para los sectores de menores ingresos.

En cuanto a los productos disponibles en el ámbito crediticio, éstos están íntimamente relacionados con el plazo y las entidades involucradas, es así como podemos encontrar:

1. Líneas de crédito: monto que permite cubrir necesidades temporales.

2. Tarjetas de crédito: permite pagar por productos y servicios y luego, al mes siguiente, pagar el total de lo adeudado o una parte, en cuyo caso hay un interés asociado.

3. Créditos de consumo: sirven para comprar o cubrir una necesidad y van desde los 30 días hasta los 84 meses.

4. Créditos hipotecarios: para la compra de una vivienda o el refinanciamiento utilizando esta garantía, en cuyo caso se denomina un crédito de libre disponibilidad.

En todos los casos hay que considerar en primer lugar la capacidad para pagar las cuotas del crédito, cuyo valor aumenta en la medida en que el plazo sea menor y la tasa de interés mayor. Asimismo, hay que considerar las comisiones o seguros que se sumen a las respectivas operaciones. Los típicos seguros involucrados son el de desgravamen, el de cesantía y el incendio y terremotos en el caso de los créditos hipotecarios. Todo lo anterior no hace sino aumentar el valor de la cuota final a pagar cada mes, por lo que es muy importante considerarlo para efectos de conocer el verdadero pago periódico que es necesario asumir.

Más sobre Finanzas Aplicadas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X