Inicio » Fórmula 1 » Blog

Bahrein se quedó sin Fórmula 1

La F-1 generalmente trata de ser políticamente correcta y neutral ante los problemas sociales de los países que visita, pero no siempre se puede. El Gran Premio de Bahrein es un buen ejemplo de aquello.

Guía de: Fórmula 1

La carrera de este año, programada para el 13 de marzo en el circuito de Sakhir de Bahrein, jamás se realizó. La ola de protestas sociales que han afectado al mundo árabe durante 2011 también se manifestó con fuerza en el pequeño sultanato de Bahrein ubicado en el Golfo Pérsico. Se determinó que sería un riesgo muy fuerte hacer la carrera, por lo que fue cancelada. ¿Por qué?

GP Bahrein

Foto: AP

Bahrein comenzó a ser escenario de un GP el año 2004.

La F-1 es un espectáculo internacional de gran exposición mediática. De hecho, tras los Juegos Olímpicos y el Mundial de Fútbol, está entre los deportes más vistos por televisión, siendo competencia fuerte en términos de audiencia de las ligas de fútbol más grandes del mundo, el circuito profesional de tenis y otros eventos deportivos de alta audiencia. Por lo mismo, para grupos organizados que protestan contra la autoridad, intervenir en una carrera de Fórmula 1 es asegurar cobertura mundial para sus demandas. Y si ocurriera un acto terrorista, sería mucho peor aún.

Y ya que los costos de montar una carrera de Fórmula 1 son gigantescos, lo habitual es que la autoridad civil (ya sea de la ciudad sede, o del país completo) esté vinculada de alguna manera con la organización, con aportes en dinero o de otro tipo. Realizar una carrera en esas circunstancias claramente puede leerse como un apoyo a la autoridad; basta con que ésta tome alguna decisión censurable, como la represión violenta con muertos y heridos, para que la Fórmula 1 se vea manchada por actos de esa naturaleza.

Sin embargo, hay alguien para quien esto tiene escasa importancia. El británico Bernie Ecclestone es el dueño de la parte comercial de la F-1: director ejecutivo de Formula One Management, controla no sólo los derechos de televisión del campeonato, sino también la parte administrativa y logística de cada carrera.

Por razones económicas, Ecclestone hizo lo posible por recalendarizar la carrera dentro del campeonato, movida que trajo críticas de pilotos como Mark Webber e incluso del Ministro de Deportes de Gran Bretaña, preocupados del esfuerzo logístico que implica agregar una fecha al campeonato, los riesgos para la imagen de la F-1 y para la seguridad del mismo país si la carrera actuaba como foco de insurgencia.

Al final, la sabiduría primó, y los mismos organizadores del Gran Premio se dieron cuenta de que no tenía mucho sentido hacer una carrera en Bahrein donde pilotos y auspiciadores se sentirían incómodos y con pocas ganas de participar, renunciando a la organización de la misma para este año y esperando que el próximo las cosas mejoren lo suficiente como para recuperar su fecha en el calendario, algo que parece ser muy difícil si no hay un cambio radical en el momento político del país.

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X