Argentina rompió la maldición de La Paz y le ganó 2-1 a Bolivia

Con un segundo tiempo en altísimo nivel, el equipo de Lionel Scaloni logró su segundo triunfo en estas Eliminatorias.

Guía de: Fútbol Argentino

Y un día, el temible Hernando Siles se rindió ante Argentina. El selectivo transandino mejoró la pálida imagen que había dejado ante Ecuador y le ganó 2-1 a Bolivia, en un recinto históricamente complicado, en la segunda fecha de las Eliminatorias Sudamericanas.

El técnico Lionel Scaloni planteó un juego específico para las condiciones de La Paz. En los 3.600 metros sobre el nivel del mar, la intención fue preservar energías: Juego corto, al pie, sin pelotazos ni pases profundos, esperando un tiro de media distancia o un desborde por la banda izquierda, a través de Lucas Ocampos y Nicolás Tagliafico.

Messi se soltó en el segundo tiempo y el equipo mejoró con él.

Messi se soltó en el segundo tiempo y el equipo mejoró con él.

Bolivia, por su parte, también intentó aprovechar la velocidad del balón a través de los disparos lejanos de Alejandro Chumacero y de centros pasados para Marcelo Martins Moreno. El mismo goleador fue el encargado de abrir el tanteador para los locales, gracias a un cabezazo formidable, a los 24′.

El empate argentino llegó en una jugada fortuita, sobre el final de la primera parte: Lautaro Martínez peleó la pelota en el área chica y, a pura voluntad, la rebotó al fondo de la red.

Fue un merecido triunfo de Argentina.

Fue un merecido triunfo de Argentina.

Lo mejor de Argentina se vio en la etapa complementaria, donde adelantó sus líneas y arrinconó al equipo de César Farías. Lionel Messi asumió el protagonismo y logró interesantes sociedades con Martínez y Exequiel Palacios.

Joaquín Correa, ingresado en la segunda mitad, fue el encargado de desnivelar el tanteador con un disparo cruzado, a los 79′, en una jugada que debió ser minuciosamente revisada por el VAR.

En los minutos restantes, Argentina se hizo dueña de la pelota y no le dio posibilidad a Bolivia de acercarse al arco de Franco Armani. Así, la “Albiceleste” de Scaloni rompió el maleficio de la altura con una receta lógica: jerarquía individual, juego colectivo y mucho carácter.

Resumen del partido:

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios