Con otro arbitraje polémico, Boca quedó eliminado de la Copa Libertadores

Al equipo "Xeneize" le volvieron a anular un gol controversial y perdió en penales contra Atlético Mineiro en Brasil.

Guía de: Fútbol Argentino

¿Cómo se explica que un equipo que convierte dos goles más que su adversario en los 180 minutos termina eliminado? Boca Juniors se vio perjudicado por el arbitraje y se despidió de la Copa Libertadores a pura impotencia, luego de igualar sin goles en su visita a Atlético Mineiro y de caer en la definición por penales. Una vez más, el VAR fue sinónimo injusticia.

El encuentro en el Mineirao de Belo Horizonte fue parejo y, si bien no tuvo un dominador claro, en el balance general el “Xeneize” fue mejor. Si no pudo demostrarlo en el marcador fue por una decisión por lo menos “polémica” del árbitro uruguayo Esteban Ostojich, quien, a instancias del VAR, determinó la anulación de un gol marcado por Marcelo Weigadnt, a los 62′.

Ostojich anula el gol y todo Boca se lamenta.

Ostojich anula el gol y todo Boca se lamenta.

Tras revisarlo con la tecnología, el juez detectó un offside de Diego González, dejando dos incógnitas: ¿Estaba realmente en posición antirreglamentaria, a pesar de que las imágenes lo muestran en la misma línea? Y si lo estaba, ¿participaba activamente de la jugada?

Una imagen posterior evidenciaba que la punta de la rodilla del volante “xeneize” podía estar adelantada, aunque quedan muchas dudas con el trazado de las líneas.

Las líneas agregadas por el VAR generan más dudas que certezas.

Las líneas agregadas por el VAR generan más dudas que certezas.

La impotencia de Boca se multiplicó al considerar que el VAR lo perjudicó por segunda vez en esta serie de octavos de final, ya que le habían anulado un tanto de manera irrisoria en la Bombonera, hace una semana, por una infracción indetectable.

¿Estaba en offside el “Pulpo” González?

La definición desde los 12 pasos

Al margen del arbitraje, el equipo de Miguel Russo tuvo la chance de sellar su clasificación a cuartos en los penales, pero definitivamente careció de puntería. Marcos Rojo convirtió su ejecución, pero fallaron Sebastián Villa, Esteban Rolón y Carlos Izquierdoz.

Al final, el Mineiro se impuso por 3-1, dejando a Boca con las manos vacías y prendido fuego de indignación. La Copa Libertadores le volvió a esquivar al “Xeneize”, aunque esta vez en circunstancias un tanto irregulares.

Resumen de Atlético Mineiro 0 (3) – Boca 0 (1):

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios