¿Duele más un descenso que perder la final ante el eterno rival? Se dispara el debate entre Boca y River

En Boca afirman que no hay nada peor que un descenso, mientras River sostiene que la humillación de la Libertadores fue superior.

Guía de: Fútbol Argentino

Angelici chicaneó a River con el descenso de 2011.

Angelici chicaneó a River con el descenso de 2011.

El Superclásico más intenso de este año no se juega en el césped, sino en los micrófonos. La final de la Copa Libertadores disputada el pasado diciembre en Madrid aún tiene sus secuelas: en River todavía se saborea el triunfo, al tiempo que en Boca se intenta dejar el dolor en el pasado y mirar hacia adelante.

Fue el presidente “xeneize”, Daniel Angelici, quien encendió la mecha del debate. En medio de los cuestionamientos de los propios hinchas del club hacia su gestión, el directivo le restó trascendencia a la derrota: “Tocar fondo es perder la categoría”, manifestó, en clara referencia al descenso de River en 2011.

Desde el Monumental no tardaron en responder. Uno de los que recogió el guante fue el entrenador Marcelo Gallardo, “Eso (el descenso) ya lo atravesamos. Ya lo superamos. Ni siquiera nos duele. Esto que pasó a final de año superó todo”.

Para Gallardo, la final de la Copa supera cualquier descenso.

Para Gallardo, la final de la Copa supera cualquier descenso.

En los medios de comunicación quedó la polémica instalada: ¿Cuál de los dos acontecimientos fue más vergonzoso? ¿Es preferible bajar a la segunda categoría o perder una final copera ante el acérrimo rival?

El dolor que sufrió River aquel 26 de junio, cuando empató 1-1 en el Monumental contra Belgrano, fue indescriptible. Miles de hinchas con el corazón desgarrado en las tribunas, sumados a millones padeciendo desde sus televisores o radios, en un evento que marcó a fuego no sólo al club “millonario”, sino también al fútbol argentino.

River tocó fondo en 2011.

River tocó fondo en 2011.

La humillación que sufrieron los simpatizantes de Boca el 9 de diciembre de 2018 será tan inolvidable para el deporte nacional como aquella tarde invernal de 2011. Perder el partido más importante de los últimos tiempos (tal vez, el más trascendente de la historia) será una cruz muy pesada para los fanáticos “auriazules”, muchos de ellos aún en etapa duelo.

Más allá de las similitudes y diferencias de los acontecimientos analizados, River tuvo la capacidad de afrontar su destino en el ascenso, resurgir como el Ave Fénix y escalar hasta la cima del fútbol sudamericano. Será cuestión de tiempo para saber si Boca puede levantarse de la lona y renacer.

Los jugadores de Boca recibiendo la medalla de subcampeón de la última Copa Libertadores.

Los jugadores de Boca recibiendo la medalla de subcampeón de la última Copa Libertadores.

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X