Inicio » Fútbol Argentino » Equipo

Histórica humillación de Argentina: ¿La culpa es de Martino o los jugadores?

La Selección Argentina comenzó las eliminatorias sudamericanas cayendo como local ante Ecuador por 2 a 0, padeciendo en todas las líneas.

La Selección Argentina se disponía a debutar en las eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018 recibiendo a Ecuador en el Estadio Monumental, reducto histórico para el combinado del país trasandino.

Sin su mayor figura, Lionel Messi, se esperaba una actuación como para confirmar que el equipo podía rendir aun sin contar con la principal carta de triunfo, quien padece una lesión en la rodilla izquierda, la cual le impide formar parte del elenco dirigido por Gerardo Martino.

Las malas noticias llegarían temprano en el partido: a tan solo 20 minutos de iniciado, Sergio Agüero, quien utilizó el número de camiseta de Messi a pedido suyo, salió -cuándo no- lesionado para que ingrese el delantero de Boca Juniors Carlos Tevez.

Argentina pierde

Javier Mascherano y Nicolás Otamendi le buscan explicaciones a la derrota – http://canchallena.lanacion.com.ar (Fabián Marelli)

Ni el resultado ni el juego brindados por la Argentina fueron satisfactorios, al caer por 2 a 0 ante Ecuador tras 20 años: la última vez que había sufrido una derrota en el estadio del barrio de Núñez, en Buenos Aires, había sido ante Brasil, en un partido amistoso disputado el 8 de noviembre de 1995.

Lo cierto es que el entrenador, quien se retiró silbado luego de la derrota, debió formar un equipo condicionado por, además de la de Messi, la lesión del lateral izquierdo Marcos Rojo, reemplazado por Emmanuel Más, de San Lorenzo y Pablo Zabaleta, quien tampoco se terminó de recuperar de una molestia y en consecuencia quien ocupó el sector derecho de la defensa fue Facundo Roncaglia, actualmente en la Fiorentina de Italia.

Una defensa indefensa

Precisamente esa improvisación fue la que peor resultado arrojo, ya que los laterales de la defensa fueron de los sectores donde sufrió en mayor medida: Roncaglia mostró impericia para marcar a Jefferson Montero y lentitud para mostrarse en ofensiva. Más, por su parte, padeció a Antonio Valencia, quien gracias a sus arranques eléctricos lo dejó parado en más de una oportunidad.

Ezequiel Garay y Nicolás Otamendi, los defensores centrales, nunca fueron salida y abusaron de los pelotazos largos en reiteradas ocasiones, lo que cerró las puertas, desde el inicio, a la elaboración de jugadas. Además, dejaron un gran hueco por donde los delanteros ecuatorianos, gracias al déficit en el retroceso argentino, contaron con facilidades para avanzar.

Mediocampo desconectado

Javier Mascherano, muchas veces eje de la mitad de cancha, fue en este caso absorbido por los volantes rivales, en tanto que Lucas Biglia cayó en la desorientación, perdiendo pelotas infantiles repetidamente, impidiéndole, como en otros partidos, ser el iniciador de los avances de la Selección Argentina.

Otro Javier, Pastore, se diluyó con el correr de los minutos. Resulta indispensable que el del PSG francés tome un mayor compromiso con el juego, aunque como atenuante cabe marcar que, extrañamente, fue el único con capacidad para gestionar el juego, y ese es un dilema que deberá resolver Gerardo Martino.

Cuando se fue reemplazado, quien saltó al campo de juego fue Ezequiel Lavezzi, de características ofensivas, cambio que pareció producirse más por desesperación ante el resultado adverso que por convicción. Es que la acumulación de delanteros provoca una sobreabundancia contraproducente (muchos jugadores en poco espacio).

¿El ataque? ¿Cuál ataque?

Recuperate pronto, Messi… Ni Ángel Correa, una de las apuestas del entrenador, ni Sergio Agüero -al margen de que durante su corta estadía en la cancha fue el que más intentó- ni Carlos Tevez ni Ángel Di María lograron concretar lo que insinuaron. Especialmente Di María, quien corrió sin sentido, decidió mal y ejecutó peor, mediante centros enviados ciegamente con nula puntería.

Se trató de apenas el primer partido, pero las eliminatorias no serán fáciles -perdón por el lugar común- y se necesita cambiar la cara urgentemente, de ser posible el próximo martes ante Paraguay, que llega tranquilo luego de ganarle a Venezuela como visitante, en Asunción.

 

 

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X