Inicio » Fútbol Argentino » Equipo

Horror y muerte en “la puerta 12″, la peor tragedia en la historia del fútbol argentino

El triste episodio ocurrió el 23 de junio de 1968 en el Estadio Monumental, donde luego de un Superclasico murieron 71 personas a causa de una avalancha.

En las crónicas de los River-Boca que se juegan hoy por hoy es moneda corriente la utilización casi sistemática de las palabras “aburrido”, “chato”, “friccionado”o “violento” para referirse a los espectáculos brindados por los dos equipos más grandes de la Argentina.

En ocasiones, como ocurrió el año pasado en la serie de octavos de final de la Copa Libertadores 2015 cuando un “hincha” de Boca arrojó gas pimienta a los jugadores de River, hay que lamentar que la violencia se apodere de lo que debería ser un partido de fútbol.

De todas formas, la descripción de estas situaciones ajenas a la pelota no se parecen en nada a la tragedia que enlutó al fútbol argentino el 23 de junio de 1968, la peor en la historia del fútbol argentino por provocar la muerte de 71 personas, en su mayoría menores. 

lagaceta.com.ar

lagaceta.com.ar

 

lapassucci.blogspot.com

lapassucci.blogspot.com

La puerta 12, que los hinchas de Boca debían atravesar para evacuar el Estadio Monumental luego del Superclásico de ese día que finalizó 0 a 0, fue el lugar exacto del horror. En aquellos años la capacidad en los estadios era mayor a la actual, con cerca de 90 mil personas intentando disfrutar del trascendental partido.

Testigos que sobrevivieron a la avalancha que originó el desastre dieron distintas versiones sobre lo que originó el hecho. Para algunos, los molinetes tenían puesta una barra de hierro que impedía el paso de los hinchas. Para otros, la puerta 12 estaba cerrada, bloqueando cualquier intento de salida.

Una tercera versión indicó que la Policía montada a caballo comenzó a reprimir a bastonazos, haciendo que los simpatizantes de Boca que intentaban avanzar se frenaran por el miedo a los golpes. La dictadura militar comandada por Juan Carlos Onganía favorecía la presencia policial, lo que no quería decir que hubiese mayor seguridad.

Hipótesis al margen, el testimonio más estremecedor fue el de Miguel Darrieu: “En un principio era una avalancha normal, pero después se acrecentó. Iba por el aire, sin tocar el piso. Algo empezó a salir mal. La avalancha se detuvo, cada vez estaba más apretado. Había gritos de pánico, de mucho miedo. La gente que estaba abajo quería subir. Estábamos uno arriba del otro bajo una terrible presión que no dejaba respirar”.

“Me caí y después me desmayé. ¿Cuál fue el motivo de la tragedia? Nunca lo conocí. Yo me salvé de milagro, quizá gracias a la gente que me ayudó y porque era el mas joven de todos y porque la avalancha se detuvo cuando yo estaba en un recodo de la escalera. Apenas tenía 14 años. Nunca más fui a ver a Boca”. Así fue el desesperado relato del hincha que estuvo a poco de morir asfixiado, de ser la víctima 72.

Lo poco que se asemejó en aquel clásico de 1968 con cualquiera que se dispute en 2016 fueron las trompadas, o que algunos hinchas situados en las bandejas superiores arrojaran vasos con orina a quienes se encontraban debajo de ellos. Ojalá todo hubiera terminado ahí.

“La puerta 12″ permaneció con el tiempo en la memoria de los familiares de las personas fallecidas, quedando casi en el olvido para la sociedad.

Además, la investigación, que en principio arrojó el procesamiento de dos dirigentes de River, quedó archivada en noviembre de 1968 porque, según los camaristas Raúl Munilla Lacasa, Jorge Quiroga y Ventura Esteves, de la sala VI de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, los obstáculos habían sido liberados.

Eso sí, la AFA (Asociación del Fútbol Argentino) en conjunto con los clubes, les ofrecieron 1000 dólares a los parientes de los damnificados a cambio de renunciar a accionar judicialmente en el futuro.

 

 

 

 

 

 

 

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X