¿Por qué Argentina le ganó a Chile? Las claves de un triunfo agridulce

Con más coraje que juego, la "Albiceleste" logró quedarse con los tres puntos y acomodarse en la tabla, aunque el nivel demostrado es preocupante.

Guía de: Fútbol Argentino

En la previa del partido frente a Chile, se había instalado una idea clara: Argentina tenía que ganar como sea, aun jugando mal y con un gol ilegítimo. La profecía se cumplió mejor de lo que todos se hubieran imaginado, ¿pero por qué al hincha y al periodismo les quedó una sensación tan agridulce? ¿Cómo se explica el triunfo argentino por 1-0 con tan pobre desempeño colectivo?

A continuación, las claves que explican por qué la balanza se inclinó para el lado argentino:

1- El capitán no falló.

A los 15 minutos de juego, antes de que el nerviosismo se apodere de los jugadores “albicelestes”, Lionel Messi aprovechó un polémico penal para marcar la diferencia. La “Pulga” engañó al arquero Claudio Bravo y definió suave a un costado, anotando así el único gol del encuentro en el momento oportuno.

2- Un arbitraje controversial

El brasileño Sandro Ricci incidió directamente sobre el resultado. Primero, con la anulación del gol marcado por el lateral chileno José Fuenzalida por una dudosa posición adelantada. Después, al sancionar el penal inexistente sobre Ángel Di María, el cual derivó en el único gol del partido.

Además, el juez del encuentro se mostró muy rígido con las infracciones, tocando el silbato ante los más mínimos roces. De esta manera, el juego se hizo muy cortado y poco dinámico.

No fue una buena noche de Sandro Ricci.

No fue una buena noche de Sandro Ricci.

3- La actitud de Argentina

El clarísimo déficit en la creación de juego se vio parcialmente compensado con el amor propio de muchos de sus jugadores. Gabriel Mercado, Marcos Rojo, Nicolás Otamendi, Javier Mascherano y Mateo Musacchio, aunque en ocasiones se encontraron desorientados, entregaron el máximo de su capacidad y la hinchada los reconoció con aplausos.

4- La mala puntería de Chile

Argentina regaló cuatro faltas en las cercanías de su área, pero Alexis Sánchez no le acertó al arco. Apenas alarmó a Sergio Romero en un disparo quieto que rebotó en el travesaño.

Tampoco estuvo certero Nicolás Castillo, quien tuvo una oportunidad inmejorable de igualar el duelo.

Argentina ganó, pero dejó muchas dudas.

Argentina ganó, pero dejó muchas dudas.

5-El juego aéreo

La recta final del partido mostró una lógica desesperación chilena en busca del empate. Los pelotazos contra el área celeste y blanca se convirtieron en una constante, pero la defensa argentina supo responder.

En ofensiva, Argentina no marcó la diferencia en el juego aéreo, aunque de una pelota parada, Otamendi tuvo una chance clara de anotar el segundo.

6- La suerte también juega

No se pueden explicar los resultados de los partidos sólo con la fortuna, pero siempre es un factor que ayuda.  En esta oportunidad, la suerte estuvo del lado local: los palos, las decisiones arbitrales y algunos rebotes dichosos jugaron para Argentina.

Mascherano, uno de los más aplaudidos por el público.

Mascherano, uno de los más aplaudidos por el público.

Con la victoria ante Chile, Argentina suma 22 puntos y asciende a la tercera ubicación de la tabla de posiciones. Ya no preocupa tanto la falta de triunfos, pero el pobrísimo nivel es algo que asusta.

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X