Josep Guardiola: El legado que deja con Barcelona

En cuatro años de gestión, 'Pep' no sólo transformó al cuadro 'blaugrana' en uno de los equipos más exitosos de la historia, sino que además posicionó conceptos e ideas de cómo obtener la gloria y que tan importante como el fin, son los medios.

La era de Josep Guardiola en Barcelona llegó a su fin. En rigor terminará con la final de la Copa del Rey ante Athletic de Bilbao, pero con el anuncio de su partida, empieza una larga despedida que en Cataluña esperan, termine con el título 14 de la era ‘Pep’.

Pero tal como en estos cuatro años, el cómo se obtenga este último galardón, es tan o más importante que la obtención misma. Ese es quizás, el gran legado del técnico, no sólo para Barcelona sino que para el fútbol mundial. Es lo más importante, pero no lo único.

Ganar como se quiere y no como se puede: Desde un principio, Guardiola dejó en claro que no renunciaría a su manera de ver y sentir el juego. Toque de balón a uno o dos pases como máximo hasta encontrar el espacio para acelerar de manera frontal o diagonal al pórtico rival, movilidad para ser siempre opción, presión sobre el esférico desde campo rival en la recuperación, entre otras particularidades, marcaron desde el 2008 hasta ahora el juego de Barcelona.

Eso como concepto general, porque varios detalles cambiaron en el camino, sobre todo en las dos últimas temporadas. En varios cotejos dejó de lado la línea de cuatro para utilizar tres en el fondo –algo inusual en el fútbol español y europeo- y renunció al tradicional ’9′-Samuel Eto’o y Zlatan Ibrahimovic lo representaron en las dos primeras campañas- para dar paso a Messi, David Villa, Bojan o Alexis Sánchez en el centro del ataque.

Cada una de esas variaciones fue bien aceptada por sus futbolistas y llevada a cabo a la perfección. Pero claro, el tiempo lo desgasta todo, como el propio Guardiola declaró en su adiós, y ante Chelsea, en la eliminación de Champions League, se notó que el equipo ya no tenía la misma capacidad para resolver, dentro de ese sistema, los problemas que ponía el rival.

Jugadores para el presente y futuro de España: Con el arribo de ‘Pep’, fueron muchos los futbolistas de la cantera que tuvieron su opción en el primer equipo. No todos la aprovecharon, pero los que sí, demostraron estar a la altura, no sólo con Barcelona, sino que con sus respectivas selecciones, sobre todo la española.

Gerard Piqué –de las inferiores de Barcelona, pero con un paso por Manchester United- volvió el 2008 pedido por Guardiola y se transformó en uno de los mejores centrales del mundo, no sólo por defender bien, también por su capacidad para resolver situaciones en el área rival. Recordado es su pase de taco a Lionel Messi en un duelo con Real Madrid, con la marca de hombres en su espalda.

Sergio Busquets no tenía la confianza de nadie en Barcelona, excepto de Guardiola, que le dio la titularidad del equipo desplazando en su momento a Touré Yaya, hoy en Manchester City. Y Sergio respondió a tal punto, que a los pocos meses fue el volante central titular de España, campeón del mundo en Sudáfrica.

Andrés Iniesta ya era importante con Frank Rijkaard, pero fue con ‘Pep’ que se transformó en el ‘Cerebro’. Capaz de leer la jugada antes que nadie, Iniesta creció junto a Xavi, otro que se hizo aún más fuerte con Guardiola como estratega, ya que le dio la libertad de llegar a posiciones de gol.

Y junto con ellos Lionel Messi, que para Guardiola fue su estandarte. Construyó un equipo alrededor del argentino y lo potenció a tal punto que está a la altura de otros grandes como Diego Maradona, Pelé y Johan Cruyff.

Junto con ellos, fueron varios los canteranos de Barcelona que disfrutaron la época dorada. Bojan, Giovanni Dos Santos, Marc Bartra, Montoya, Thiago, Jeffren, Cuenca, Tello, entre otros, no sólo fueron comparsa, sino protagonistas de los éxitos.

La mayoría de ellos además, son seleccionados y los primeros, como Piqué, Xavi, Busquets, Iniesta, más Puyol, campeones del mundo.

Ahora Guardiola entra en receso y sólo él sabrá cuándo volverá a dirigir. Desde ya en todo caso tiene una misión: demostrar que su legado en Barcelona no es exclusivo, y que en otra institución, con otros jugadores, es capaz de construir algo tan exitoso y glorioso como ‘Pep Team’, entre 2008 y 2012.

Más sobre Fútbol Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X