Amanda Tusing: Misterio sobre joven asesinada hace 20 años decanta en una teoría sin pruebas

Desapareció el 14 de junio de 2000 y su cuerpo fue encontrado tres días después.

Guía de: Grandes Misterios

Casi 20 años han pasado y Ed y Susan Tusing, los padres de Amanda, aún mantienen la esperanza de saber cómo desapareció y fue asesinada su hija.

El 14 de junio de 2000, la joven de tan solo 20 años dejó la casa de su novio, Matt Erving en Jonesboro a las 11:30 de la noche, para regresar a la casa de su familia en Dell. Ambas localidades se encuentran en el estado de Arkansas.

Dos horas después, al saber que no había llegado, Erving llamó a su suegro, y juntos fueron hasta la autopista 18, donde encontraron su auto encendido. En su interior estaban sus llaves, teléfono y billetera, y la radio estaba en su estación favorita.

Al descubrir que su cuerpo no se encontraba visible, fueron hasta una estación de policía. Recién tres días más tarde, la hallaron en un zanja que estaba cubierta tras la lluvia caída en esas horas.

Amanda

La víctima del asesinato y su auto intacto.

La autopsia reveló que no existió abuso sexual, las huellas que se encontraron no fueron reconocidas y tampoco se pudo determinar de qué manera murió.

Un dato clave es que tampoco había agua en sus pulmones, por lo que sí se dictaminó que Amanda estaba muerta mucho antes de hacer contacto con ella.

Matt fue entrevistado tres veces por los detectives a cargo de la investigación: en todas las ocasiones, pasó sin problemas el detector de mentiras, por lo que no fue culpable.

¿Quién cometió el crimen, entonces? los investigadores creen que era alguien totalmente desconocido para Tusing, y llegaron hasta la única teoría que se conoce hasta ahora, la misma que es creída por su mamá.

Lápida

La lápida dedicada a la joven que falleció en 2000.

Tusing habría sido asesinada por alguien que se hizo pasar por un policía, lo más probable un asesino en serie, quien posiblemente la llevó hasta su propio vehículo para luego quitarle la vida y abandonarla donde fue encontrada.

¿Por qué se cree esto? por la poquísima evidencia que se encontró en ambas escenas, dando a entender que el supuesto atacante cubrió muy bien sus pasos y, principalmente, por no haber signos de una pelea o defensa personal de su parte.

Hasta el día no existe ni siquiera un solo sospechoso, y mucho menos alguna prueba que incrimine a cualquier persona remotamente relacionada con este frío caso.

Gran conmoción causó este asesinato, porque algunos creen que pudo ser perfectamente un propio oficial el responsable. La recompensa en su minuto alcanzó los US$ 10 mil, pero siguen sin saberse quién lo hizo.

Solamente se pudo avanzar con una pista en los últimos años, la que eventualmente tampoco resolvió las principales dudas: una persona se acercó a la policía para señalarle que escuchó una conversación sobre Tusing y su paradero, pero nada más se supo después.

Más sobre Grandes Misterios

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X