Benjamin Siegel: El mafioso que fue asesinado por robarle a su propia organización criminal

"Bugsy", como era apodado, recibió cuatro disparos el 20 de junio de 1947.

Guía de: Grandes Misterios

Una de las principales reglas que existían al interior de la mafia es que uno de sus miembros jamás podía robarle a su propio negocio. Eso no lo cumplió Benjamin Siegel, y terminó siendo asesinado.

Nacido en 1906, desde joven estuvo ligado a la vida criminal. Tenía antecedentes por robo, violación y asesinato, aunque jamás fue condenado por esos delitos.

En los años 20′, conoció a Moe Sedway, con el que desarrolló una red de protección: amenazaban a comerciantes ambulantes con quemarles su mercancía si no les pagaban.

Poco tiempo después, también se hizo cercano a Meyer Lanski. Los tres pasaron a ser contrabandistas y trabajaban en la zona este de Estados Unidos, principalmente New York.

Siegel

Siegel también habría tenido una relación cercana con Al Capone.

Su estatus dentro de la mafia comenzó a cambiar el 10 de septiembre de 1931. Junto a otros tres sujetos, le dispararon a Salvatore Maranzano, enemigo principal de uno de los grandes aliados de Siegel: Charles Luciano.

“Lucky”, como le apodaban a Luciano, quedó como el cabecilla del Sindicato Nacional, una organización que agrupaba a familias criminales y que se estableció para dividir los terrenos y evitar futuras guerras internas.

A Siegel lo apodaban “Bugsy”, un término utilizado con la gente loca, violenta y extremadamente posesiva. Por supuesto, ninguno de sus asociados le decía así en persona.

1937. Lanski, la mano derecha de “Lucky”, lo envío a Los Ángeles a que estableciera la presencia del sindicato en la costa oeste, y aquí es donde comenzaron los problemas.

“Bugsy” se enfocó en las apuestas, invirtiendo en el SS Rex, un barco que estaba cerca de Santa Mónica. Eventualmente, la policía lo clausuró y decidió poner sus ojos en Las Vegas.

Luciano

Charles Luciano, el supuesto autor intelectual del asesinato de Siegel.

Como aquella ciudad ya había legalizado el apostar, Siegel se hizo cargo de la construcción del Casino Flamingo con plata que la organización le envió desde el este.

Inaugurado el 26 de diciembre de 1946, cuando aún no estaba terminado, el Flamingo se transformó en el primer club que popularizó la cultura del juego en Nevada. Y, curiosamente, en el último proyecto en que participó Benjamin.

Rompiendo la norma número uno del mundo mafioso, el costo de las obras subió de US$ 1 millón a US$ 6 millones, pues Siegel se había quedado con gran parte de los recursos.

Durante una reunión en Cuba, Luciano y el resto del sindicato llegaron a un veredicto: si al Flamingo le iba bien, podría pagar su deuda. Caso contrario, sería ejecutado. Desafortunadamente para “Bugsy”, los US$ 250 mil de ganancias no fueron suficientes.

Meses después, específicamente el 20 de junio de 1947, recibió cuatro impactos de bala desde un rifle militar, mientras se encontraba en la casa de su pareja, Virginia Hill. Murió de forma instantánea en Beverly Hills.

Hill

Hill murió en Europa, aunque también se especula con que fue asesinada por la mafia de Chicago.

“Hubo mucho tiempo en el que estuvimos convencidos de que los asesinaron sus propios asociados. Pero lamentablemente no había evidencia suficiente para dar con el asesino”, declaró Clinton Anderson, jefe del departamento de Las Vegas en esos años.

¿Quiénes habrían estado involucrados en este crimen? las dos teorías más fuertes tienen como responsables a Moe Sedway y Virginia Hill, dos de las personas en quien más confiaba.

Testigos dicen que, durante una reunión en marzo de 1947, Siegel se juramentó matar a Sedway para seguir escalando en la mafia. Moe, entonces, supuestamente respondió contratando al amante de su señora Bee, Matthew Pandza.

Luego de semanas de práctica con el arma de la milicia, “Moose”, como le decían, habría asesinado a Siegel para después romper el arma. Un periodista se enteró de la historia y, cuando llamó a la policía de Beverly Hills, le dijeron que no podían decir absolutamente nada.

Obviamente, como suele suceder en casos de rivalidades, otra pandilla mafiosa pudo estar en el fondo de esto. Aquí es donde entra en juego el rol de Hill.

Y, es que mientras Benjamin financiaba el Flamingo, la mafia de Chicago hacía lo propio con The Dunes. Entonces, contrataron a Hill como informante, quien curiosamente no se encontraba en su casa el día del asesinato, si no que se había ido a vivir a París.

Más sobre Grandes Misterios

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X