Inicio » Grandes Misterios » Equipo

El asesinato de Jimmy Smith: El sórdido caso que quedó expuesto tras hallar restos humanos en un tiburón

El cuerpo de la víctima, de 45 años, nunca fue encontrado.

En 1935, mientras el mundo seguía sufriendo las consecuencias de la Gran Depresión, el dueño de un acuario en Australia buscaba desesperadamente una atracción para mantener su negocio.

Bert Hobson, el 18 de abril, logró capturar un tiburón tigre, el que comenzó a ser exhibido en el Coogee Aquarium Baths. Sin embargo, el interés de los visitantes cambió radicalmente una semana más tarde.

Frente a miles de familias, el depredador vomitó un brazo. Horas más tarde, se supo a quién pertenecía: Jimmy Smith, un ex boxeador británico que llevaba varios días desaparecido.

Smith

La causa de muerte de Smith nunca pudo ser ratificada.

Tres días después, el tiburón fue sacrificado para buscar más restos. Sin embargo, no se encontró nada más, por lo que comenzó la investigación policial para saber con exactitud qué ocurrió con la víctima de 45 años.

Las primeras pistas llevaron a los investigadores a dar con Reginald Holmes, un empresario que estafaba a sus clientes y que movía droga para narcotraficantes.

Smith precisamente trabajaba para él, y con el tiempo se transformó en su mano derecha. Hasta que un fraude provocó una disputa entre ambos y la posterior muerte del otrora deportista.

Ambos tenían como socio a Patrick Brady, un inglés quien en la Primera Guerra Mundial falsificaba las firmas de los generales. Con ese mismo modo, lograban sacarle dinero a quienes trabajaban con Holmes.

Brady

Brady fue dejado en libertado pese a ser el principal nexo entre Smith y Holmes.

Como el ex púgil empezó a sobornar a su jefe, pues además trabajaba como informante policial, Holmes y Brady decidieron tomar cartas en el asunto. Y eso ocurrió la noche del 7 de abril.

Jimmy Smith y Patrick Brady se reunieron para beber y jugar cartas en el hotel Cecil. Luego se fueron a una pequeña casa en una playa de Cronulla, y es aquí donde se habría producido el crimen.

Durante su interrogatorio posterior, el taxista que llevó al ex soldado a la casa de Holmes dijo que “lo noté muy nervioso, y no pudo disimular que algo llevaba escondido en su chaqueta”.

Una vez que fue arrestado el 17 de mayo, pero por cargos de robo, Brady descartó estar involucrado. Fue solo cuando llevaron a su esposa como testigo que accedió a dar una declaración, en la que dijo que el empresario estaba detrás de la muerte de Smith.

Holmes fue interrogado horas después, y negó cualquier asociación con los dos. El 20 de mayo, en completo estado de ebriedad, se disparó arriba de una lancha. Increíblemente, sobrevivió y fue perseguido por la policía durante cuatro horas hasta ser detenido.

Holmes

Holmes fue asesinado tras recibir tres disparos en el pecho.

Ya fuera del hospital tras recuperarse de su intento de suicidio, decidió ayudar a la policía a aclarar este extraño caso, aceptando ser testigo en la corte contra Brady.

Pero el mismo día en que debía declarar, amaneció asesinado al interior de su auto. Sin su palabra, ni tampoco el cuerpo de Smith, el que nunca apareció, Brady fue declarado inocente.

Nadie ha podido descubrir, hasta ahora, cómo fue asesinado Smith en 1935. Ni tampoco quién mató a Holmes. La única certeza es que Brady, quien murió en 1965, rechazó siempre las acusaciones en su contra y vivió hasta el final como hombre libre y no culpable.

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios