El asesinato de Meredith Kercher: La historia del controvertido caso que asombró a Italia

La estudiante británica fue apuñalada en Italia en 2007.

Guía de: Grandes Misterios

Meredith Kercher tenía solo 21 años cuando, a fines de 2007, fue brutalmente asesinada en el departamento que compartía con otros estudiantes extranjeros en Perugia, Italia.

La joven, nacida en Inglaterra, fue encontrada sin vida por la policía el 2 de noviembre. Estaba semi desnuda, tenía 47 heridas con arma blanca y estaba cubierta con un edredón ensangrentado.

Horas después, la autopsia reveló que había tenido relaciones sexuales antes de fallecer. Luego, se determinó que había sido abusada por el marfileño Rudy Guede.

Agentes de la investigación también mencionaron que, en los momentos previos a su deceso, formó parte de una orgía con drogas que terminó en el fatal incidente.

Guede fue el único condenado. En 2010, se dictaminó que debía pasar 16 años en la cárcel, aunque en septiembre del año pasado logró la semilibertad para colaborar en un centro de estudios criminológicos.

Sin embargo, los principales sospechosos fueron la norteamericana Amanda Knox y su entonces novio Raffaele Sollecito, quienes vivieron un complejo proceso judicial.

Guede Kercher

Rudy Guede fue el único condenado por el asesinato de Meredith Kercher.

En diciembre de 2009, ambos fueron condenados a 26 y 25 años de cárcel respectivamente. Dos años después, una revisión de la sentencia los declaró inocentes y salieron de prisión.

Knox, oriunda de Estados Unidos, regresó a su país para comenzar con su recuperación psicológica. En marzo de 2013, el Tribunal Supremo anuló la decisión y la obligó a volver a la península para un nuevo juicio.

Pocos meses más tarde, otra vez pasaron a ser culpables del horrible crimen contra Kercher. En marzo de 2015, de todas formas, terminaron siendo descartados como los asesinos.

Dadas las implicaciones del caso, la prensa se dividió completamente en cómo lo trató. En Italia e Inglaterra criticaron sin filtro a Knox, mientras que en su tierra natal le hicieron una férrea defensa.

amanda-knox-rtgt

Knox y Sollecito vivieron un infierno durante años.

Tanto su testimonio como el de Sollecito fueron cuestionados: ella dijo que estuvieron solos hasta la madrugada en la casa de Sollecito. Él en un principio concordó con esas palabras, pero después se retractó y aseveró que ella se fue temprano.

Finalmente, las pruebas arrojaron que no existió sangre en su pieza ni tampoco en el domicilio de su pareja. Por otra parte, sí encontraron el ADN de Guede en la habitación de la víctima, siendo esa la evidencia clave para arrestarlo y mandarlo a la cárcel.

No termina ahí esta historia. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ordenó que el estado italiano le debía pagar a Knok US$ 20 mil por vulnerar su defensa, pues al momento de ser interrogada no tenía abogado ni traductor para recibir ayuda.

Y hay más. Tan mediática fue esta dramática situación, que se han escrito cuatro libros, se hizo una película y hay tres documentales a disposición del público.

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios