El escape de Alcatraz: Los increíbles detalles de una historia que ya es legendaria en todo el mundo

Frank Morris y los hermanos Anglin escaparon de la cárcel el 11 de junio de 1962.

Guía de: Grandes Misterios

Durante 29 años, desde 1934 a 1963, Alcatraz fue la cárcel federal más popular del mundo. Conocida como “La Roca”, y estando ubicada en una isla a dos kilómetros de San Francisco, adquirió la reputación de ser una fortaleza de la que no se podía escapar.

Intentos hubo, claro que sí. Pero todos fallaron. Los presos que buscaron como sea su salida fueron asesinados por los guardias, se ahogaron en la bahía o fueron recapturados de forma casi inmediata.

Hasta que llegaron Frank Morris y los hermanos John y Clarence Anglin. La noche del 11 de junio de 1962, lograron romper la sucesión de escapes fallidos para nunca más ser vistos.

Morris, quien tenía un coeficiente intelectual de 133, fue abandonado por sus padres cuando pequeño, y a los 11 años ya estaba en un orfanato. Dos años después fue condenado por su primer robo, y se fugó de distintas prisiones hasta ser trasladado a Alcatraz.

Los hermanos Anglin también comenzaron a robar a temprana edad. El que los terminó arrojando en prisión ocurrió en Alabama, cuando con una pistola de juguete ingresaron a un banco. Ambos terminaron en “La Roca” tras fallidos escapes de la cárcel de Atlanta.

Anglins Morris

De izquierda a derecha: John Anglin, Clarence Anglin y Frank Morris.

Ellos fueron los que protagonizaron la fuga más conocida de la historia, pero hubo un cuarto preso que era parte del plan, el que no pudo salir de su celda: Allen West.

Supuestamente, fue él quien diseñó la ruta y convenció a los otros tres de que era posible la escapatoria. Como fue el primero en llegar a Alcatraz, era el que tenía mayor conocimiento del recinto.

West tuvo distintos trabajos al interior de la cárcel, los que eran considerados un privilegio, y se dio cuenta de que había una rejilla vieja y descuidada, la que podían romper con facilidad para llegar al techo.

Fueron seis meses de planificación meticulosa y completamente silenciosa, aunque la leyenda dice que gran parte de los otros reclusos sabían e, incluso, ayudaron con lo que pudieran.

¿Cómo lo hicieron? rompieron las rejillas de ventilación de sus propias piezas, utilizando unas cucharas, sierras viejas y un taladro que hicieron con el motor de una aspiradora.

Allen West

West murió de peritonitis a los 47 años.

Ocultaron el ruido aprovechando la “hora musical”, en la que diversos reclusos tenían permitido tocar sus instrumentos. Como había mucha mezcla de sonidos, nadie notó lo que hacían.

Pero la vigilancia era otro aspecto que no podían descuidar, por lo que construyeron periscopios para resguardarse mutuamente: mientras uno trabajaba, el otro observaba a los guardias.

Otros detalles fundamentales: sus celdas estaban muy cercanas entre sí, luego de que sus solicitudes de cambio a unos bloques más próximos al lugar del escape fueran aprobadas.

Además, West fue clave para esconder el taller en el que armaron la balsa, que fue construida con impermeables que les entregaban otros presos, los remos y los muñecos con los que engañaron a los guardias. Como él trabajaba limpiando, barrió polvo a propósito hacia las piezas, generando el reclamo de otros reclusos.

Una vez que fue advertido de que no podía volver a pasar, les dijo a quienes custodiaban la seguridad que era mejor poner unas mantas para poder limpiar sin problemas. Increíblemente, se lo aceptaron, y por seis meses lograron cubrir su trabajo secreto.

Muñecos Alcatraz

La celda de Morris, con la distinguida cabeza del muñeco con el que distrajo a los guardias.

Vale mencionar, antes de contar su escape, que en Alcatraz existían 12 recuentos diarios de los presos. El primero a las 05:30 de la mañana, y el último a las 21:30 de la noche.

Tanto Morris como los Anglin ya habían dejado sus muñecos y se encontraban en el corredor desocupado en el que comenzarían a escapar, pero West no tuvo la misma suerte: su abertura había quedado demasiado estrecha.

50 minutos le tomó poder romperla definitivamente, pero cuando llegó al techo se dio cuenta de que sus cómplices ya no se encontraban. Volvió a su cama, se durmió y le terminaría contando gran parte de lo sucedido al FBI horas después.

¿Qué pasó con Morris y los Anglin? Treparon las cañerías que existían en el pasillo, rompieron la rejilla y escalaron hasta soltar la tapa de un pozo de ventilación. Luego, se deslizaron por una tubería, cortaron los alambres de púas de dos rejas y se metieron al agua.

7 AM del 12 de junio. Cuando sonó la campana para despertarlos, los guardias se dieron cuenta de que en sus camas estaban unos muñecos. De inmediato sonó la alarma alertando la ausencia de los presos.

Guardacostas, militares, policías y agentes tanto federales como locales y al menos 100 efectivos armados participaron en una de las persecuciones más grandes de toda la historia penitenciaria. Lo único que encontraron fue un remo, parte de un chaleco salvavidas y una bolsa con fotos pertenecientes a los Anglin.

Taller

El taller secreto en el que trabajaron durante meses.

Rápidamente empezaron a llegar las especulaciones. ¿Se ahogaron como tantos otros? ¿se los comieron los supuestos tiburones que habrían en esa zona? ¿o sobrevivieron a uno de los escapes más atrevidos y comentados del siglo pasado?

Y así también comenzaron a surgir posibles paraderos. Un primo de Morris comentó que estuvo con él en San Diego, mientras que un amigo de los Anglin dijo que los encontró 15 años después de su fuga en Brasil. Nada nunca pudo ser comprobado, pues sus cuerpos jamás se hallaron.

2018. La última arista que se conoce de este popular caso. Al FBI llegó una carta que estaba firmada por John Anglin aseguraba que efectivamente tuvieron éxito en su fuga, y que tanto Morris como su hermano habían fallecido en 2005 y 2008 respectivamente.

“Si ustedes dicen en televisión que solo me mandarán a la cárcel por un año, para recibir atención médica, les diré exactamente dónde estoy. Tengo cáncer, 83 años y me encuentro muy enfermo”, dice el documento. Sin embargo, los agentes la desestimaron y no se sabe nada más de esta legendaria historia.

Más sobre Grandes Misterios

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X