El macabro ataque que provocó la muerte de Emily Savini: Incendiaron la casa de su familia

La pequeña de siete años vivía junto a su madre y hermano menor.

Guía de: Grandes Misterios

La familia Salvini nunca olvidará la fatídica madrugada del sábado 3 de mayo de 1997: un incendio provocado en su casa cobró la vida de la pequeña Emily, de tan solo siete años.

En su hogar en Reading, Inglaterra, vivía junto a su madre Katie y su hermano menor Zach, de tan solo tres años. Marco, su papá, no se encontraba pues la pareja se había separado hace un tiempo.

A las 01:30, líneas telefónicas fueron cortadas en tres postes del vecindario, lo que dejó a más de 30 familias sin la opción de comunicarse con servicios de emergencia.

Unas horas más tarde, la mujer se despertó con los llantos de su hijo pequeño, quien dormía en su compañía. Fue ahí cuando vio un brillo en la puerta de su pieza, y al abrirla notó que uno de los pasillos estaba siendo consumido por el fuego.

Katie logró sacar a Zach por la ventana, quien posteriormente fue recibido por un vecino que llegó rápidamente a ayudar. Otro grupo intentó llegar hasta el cuarto de la víctima, pero las llamas imposibilitaron sacarla.

Hemdean-Road-Murder

La casa donde ocurrió el trágico incidente donde murió Emily Salvini.

Poco después, y tras ser alertados por un motorista, bomberos lograron arribar hasta la vivienda. Si bien pudieron rescatar a Emily con vida, finalmente falleció en el hospital Royal Berkshire por inhalación de humo.

Tanto su madre como hermano llegaron con heridas de consideración al recinto médico. El menor fue dado de alta al cabo de unas semanas, y su mamá recién pudo salir al cumplirse un mes del ataque.

Más de 400 personas fueron interrogadas en la investigación, la que arrojó que alguien buscó el asesinato de la familia completa. De hecho, se comprobó que previamente habían incendiado el buzón que estaba en el patio de la entrada.

Dentro de lo que Katie Salvini le dijo a los oficiales, lo más importante fue que dos semanas antes también la habían dejado sin comunicación por teléfono. Dos hombres fueron cuestionados, pero dejados en libertad al no haber pruebas suficientes de su culpabilidad en este hecho.

Salvinis

Zach y Emily Salvini continúan trabajando con la policía para encontrar al asesino.

Oficiales se basaron en el testimonio de un vecino para obtener confesiones, el que reveló que observó a dos hombres de aspecto asiático caminar hacia un auto azul al mismo momento en que ocurrió el incendio. Ninguno de ellos confesó la autoría.

Hubo un sospechoso que fue interrogado exhaustivamente, aunque no tenía ninguna relación con los posibles autores que fueron descritos por el testigo.

Quienes lo conocían, aseguraron que Stephen Duffy era un sujeto temperamental, violento y cruel. De todos modos, la policía no pudo demostrar que participó en el asesinato de Emily, pese a que siempre lo consideraron como el más seguro responsable.

20 años después del crimen, Katie se mostró convencida en una conferencia de prensa de que los criminales siguen vivos y son residentes de la zona donde perdió a su hija. Sin embargo, hasta el día de hoy no ha existido ninguna condena.

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios