La insólita desaparición de Agatha Christie que expuso el pésimo trabajo de la policía británica

La afamada escritora estuvo 12 días sin ser encontrada.

Guía de: Grandes Misterios

Con 75 novelas escritas, y más de 100 millones de copias vendidas en todo el mundo, Agatha Christie fue una de las novelistas más exitosas del siglo XX.

Nacida en 1890, se educó en casa pese a una situación muy particular: Su madre no quería que aprendiera a leer hasta que tuviera ocho años.

Sin embargo, la escritora decidió enseñarse a sí misma los hábitos de lectura cuando solo tenía cinco años. Así comenzó un largo y notable “romance” con los libros.

En el plano personal, conoció a Archie Christie en 1912, y contrajo matrimonio con uno de los pilotos ingleses de la Primera Guerra Mundial en la Navidad de 1914.

Volviendo a la escritura, su primera obra llegó por una apuesta de su hermana, quien le dijo que no sería capaz de tener éxito. Tras terminarla, John Lane no solo la compró, si no que la contrató como su estrella.

resuelto-el-misterio-de-agatha-christie-su-biografo-explica-por-que-desaparecio

Así alcanzó la fama rápidamente llegando a escribir hasta tres novelas por año. Hasta que dos hechos cambiaron por completo su presente, y pudieron ponerle fin a su vida.

Primero, la muerte de su mamá, con quien era extremadamente cercana. Y luego, enterarse que su marido la estaba engañando con una mujer 10 años menor.

Llegamos así al 3 de diciembre de 1926. Tras acostar a su única hija, Rosalind (nacida en 1919), salió de su casa a las nueve de la noche y manejó sin rumbo.

Horas después, fue encontrado su auto al borde de un acantilado. Pero no había rastro de Christie, ni tampoco pistas de cuál podía ser su paradero, o si estaba incluso viva.

72 horas después, su cuñado le entregó a la policía una carta, en la que Agatha le mencionaba que pasaría unos días en Yorkshire para descansar y recibir tratamiento.

Agatha

De forma insólita, las autoridades no creyeron en la misiva y aseguraron que era falsa. Peor aún, prefirieron acudir a tarotistas y psíquicos para saber qué ocurría con ella.

Quienes conocen la historia estiman que mil oficiales participaron en su búsqueda, pero su error quedó expuesto el 15 de diciembre: Bob Tappin, tocador de banjo, la descubrió bailando en un hotel. ¿Adivinó dónde? Sí, en Yorkshire.

¿Cómo pasó 12 días sin ser notada? Porque se registró bajo un nombre falso, el de Teresa Neele. Aunque el equipo policial no fue el único que cometió una grave falta.

Uno de los diarios más populares de Gran Bretaña, el Daily Mail, logró una entrevista exclusiva con Christie en 1928, en lo que fue la única ocasión que habló de su extraño suceso.

“Voy a ser honesta. Esa noche tenía pensamientos suicidas. Sufría de insomnio y depresión, solo quería que mi vida terminara”, dijo en primera instancia.

“Manejé sin pensar. Cuando creí estar cerca del acantilado, solté el volante. Pero el auto topó con algo y se detuvo de golpe”, remarcó sobre su accidente.

Christie

“Golpeé mi cabeza contra el manubrio y empecé a sangrar. Recuerdo haber llegado a una estación de tren y sorprenderme al saber que era Waterloo”, señaló, antes de dar otro dato clave.

“Todavía no entiendo cómo ni por qué los encargados no me reconocieron ni me ofrecieron ayuda si vieron que estaba herida y manchada de barro”, apuntó.

¿Y qué pasó con su matrimonio? Cuando se reencontró con Archie, su por entonces aún marido reveló que ella no lo reconoció, y que sufrió una grave pérdida de memoria. Tuvo que someterse a una intensa terapia para recuperarla.

Rumores históricos indicaron que preparó su desaparición, dado que su vehículo fue hallado a solo metros de la casa de la amante, y que los planes comenzaron cuando se enteró que su esposo pasaría el fin de semana con Nancy.

Finalmente, se divorciaron en 1928. Agatha se volvió a casar en 1930, y con ello logró relanzar su maravillosa carrera como escritora. Su muerte ocurrió de forma natural, en 1976 con 85 años.

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios