A 63 años de que el rey Juan Carlos mató a su hermano Alfonso: El misterio aún se impone en este dramático caso

El episodio que cambió para siempre a la monarquía española.

Guía de: Internacional

El Rey Juan Carlos de pequeño, junto a su hermano Alfonso.

El Rey Juan Carlos de pequeño, junto a su hermano Alfonso.

Corría el 29 de marzo de 1956, en plena Semana Santa, y la familia real española tomaba unos días de descanso en Villa Giralda, en Estoril, Portugal, lugar donde se había mudado tras el exilio al que fue obligada por la victoria de los republicanos en España, y después la victoria del general Francisco Franco en la Guerra Civil.

De ahí, se produjo un confuso incidente, del que se han tejido miles de especulaciones en 63 años de historia. Y que involucró los siguientes ingredientes: Un revólver calibre 22, un muerto y un solo testigo, quien años más tarde sería conocido como el rey Juan Carlos de España.

Apenas se escuchó el disparo, familiares del futuro monarca ingresaron a la habitación de juegos donde sus dos retoños –‘Alfonsito’, de 14 años y Juan Carlos, de 18- jugaban con el arma. Por ese entonces Don Juan de Borbón y Battenberg envolvió al más pequeño de sus hijos, ya sin vida, en una bandera española que arrancó de su mástil y se dirigió a su hijo mayor: “¡Júrame que no lo hiciste a propósito!”.

En aquellos días nunca se realizó una investigación formal de lo acontecido y Juan Carlos, cuando reinó en España desde 1975 hasta su abdicación en 2014, nunca se refirió a este penoso tema. Lo que obviamente dio paso a miles de especulaciones. Muchas de ellas decían que el arma había sido un regalo del dictador Francisco Franco, que finalmente el accidente significó la ruptura de relaciones entre don Juan y su hijo Juan Carlos o que si esta tragedia iba atribuida a una supuesta maldición que penaba sobre los borbones.

Versión oficial

La versión oficial de lo acontecido eximió la responsabilidad del hermano mayor en el accidente, quien habría apretado el gatillo: “Estando el infante don Alfonso de Borbón limpiando una pistola de salón con su hermano, la pistola se disparó, alcanzándole en la región frontal, falleciendo a los pocos minutos. El accidente sucedió a las 20:30 horas, al regresar de los oficios de Jueves Santo, donde había recibido la sagrada comunión”.

El Rey Juan Carlos, quien abdicó en 2014 de la corona española.

El Rey Juan Carlos, quien abdicó en 2014 de la corona española.

La versión distó un poco de una carta firmada por Jaime de Borbón, tío de los niños, a su secretario en la cual señalaba que “varios amigos me han confirmado últimamente que fue mi sobrino Juan Carlos quien mató accidentalmente a su hermano Alfonso”. Otra versión, esta vez de Bernardo Arnoso, amigo del padre,  señaló que el por entonces  futuro rey de España apuntó con el arma a Alfonso pensando en todo momento que no estaba cargada, y luego apretó el gatillo para impresionarlo, dando pie a la tragedia.

Años de silencio

Recién en 2015, Juan Carlos habló públicamente del accidente, en el documental  ‘Yo, Juan Carlos I, Rey de España’, dirigido por Miguel Courtois, pero valiéndose de no contar detalles significativos. “Ahora lo echo mucho de menos (a su hermano Alfonso). No tenerlo a mi lado. No poder hablar con él. Estábamos muy unidos, yo lo quería mucho y él me quería mucho a mí. Él era muy simpático”.

Juan Balansó, un fallecido periodista que entre sus múltiples libros le dedicó una buena cuota a la monarquía española, describió la personalidad del pequeño Alfonso, a quien calificó como “un niño travieso y despierto, simpatiquísimo, que alegraba la vida a quienes le conocían”. Sin lugar a dudas la muerte del menor terminó por marcar definitivamente a la familia real para siempre. A la madre, doña María, literalmente se le “paró la vida” y su padre nunca más habló de su hijo fallecido, aunque en privado le llamaba “mi querido hijo Alfonsito”.

Luego del accidente. Alfonso fue enterrado en Estoril, ante la presencia de la familia y miembros de la monarquía, quienes viajaron a Portugal, llevándole bolsas de tierra española que depositaron sobre su tumba señala Infobae. Ya en 1992, treinta y seis años después de su muerte, sus restos mortales fueron trasladados desde Portugal a Madrid, al panteón familiar.

El panteón familiar donde en 1992 fue trasladado 'Alfonsito' desde Estoril a Madrid.

El panteón familiar donde en 1992 fue trasladado ‘Alfonsito’ desde Estoril a Madrid.

En tanto Juan Carlos, luego del accidente, se mantuvo solitario. El 30 de marzo de 1956 debió volver a España, donde terminó su formación y se mantuvo a la sombra de Franco, a la muerte de él recién pudo asumir la corona. Aunque el impacto de la muerte de su hermano fue importante, Juan Carlos siguió ocupando armas de fuego posteriormente, puesto que protagonizó años después viajes de caza a destinos exóticos, lo que despertó las críticas de miles de animalistas.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X