Inicio » Internacional » Equipo

Acuerdo de paz en Colombia: Claves indispensables para entender este histórico pacto

Según el Presidente Santos, a más tardar el 23 de marzo de 2016 debería estar firmado el acuerdo final de paz entre la guerrilla y el gobierno.

Después de casi tres años de diálogos entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el 24 de septiembre el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos; y el líder de las FARC, Rodrigo Londaño, más conocido como “Timochenko”, sellaron un acuerdo de Paz, en La Habana, junto a Raúl Castro, que se podría calificar como histórico y que comienza a poner fina a un conflicto de más de 5 décadas y que ha dejado a más de 220 mil muertos.

¿Pero qué es realmente lo que se ha acordado? Te dejamos las claves más importantes de este hecho histórico que trae nuevas esperanzas a Colombia:

colombia

 

 

Lo principal del acuerdo:

El pacto recién alcanzado se ha logrado esencialmente porque se acordó un nuevo sistema de justicia para los crímenes cometidos en el marco de este conflicto, ya sea por parte de las fuerzas de seguridad de Colombia como por las FARC. Recibe el nombre de “Tribunal para la Paz”.

Este nuevo mecanismo de justicia se podrá aplicar tanto en guerrilleros como en políticos, policía, gente de negocios, militares y todos los que de una u otra manera se hayan visto implicados en algún acto. Se creará un tribunal especial que revisará y reabrirá las denuncias más graves de estos 50 años de conflictos tales como asesinatos, secuestros, ejecuciones, violaciones de Derechos Humanos, crímenes sexuales y torturas, entre otros.

¿Qué penas arriesgan los culpables?

Se considerarán tres tipos de penas:

La primera será para quienes voluntariamente admitan su culpabilidad en algún determinado delito. Las penas de esta categoría variarán entre cinco y ocho años de “restricción efectiva de libertad en condiciones especiales”. Esto implica que los condenados cumplirán con trabajos comunitarios y resocialización, es decir, no irán a prisión.

La segunda categoría de penas sí incluye presidio. Puede ir entre 5 y 8 años para quienes confiesen sus delitos tardíamente.

Y en tercer lugar, a quienes se declare culpables y no se arrepientan ni confiesen, podrán ser condenados hasta 20 años tras las rejas.

Quienes sean procesados bajo esta nueva justicia, serán sometidos a una corte compuesta por 35 jueces, divididos en 7 tribunales. El 20% de los jueces serán extranjeros (como observadores) para que el proceso sea lo más imparcial posible.

Lo que sigue para estos meses

Lo que viene ahora tiene relación con el diseño de los límites de los procesos judiciales: este es el punto más crítico de todas las negociaciones. Además, acordar el proceso de desarme de las guerrillas, y garantizar la seguridad de los militantes de las FARC cuando ocurra la entrega de armas.

Antes de dar por concluido todo este proceso, el acuerdo será sometido a un referéendum. “La última palabra la tienen los colombianos. Serán ustedes, a través de la refrendación popular, quienes decidan si aceptan los contenidos de este acuerdo”, declaró el Presidente Santos.

El desarme de las FARC

El proceso de entrega de armas debería comenzar, según se comunicó el miércoles pasado, a más tardar 60 días después de que se haya firmado el acuerdo final. Eso sí, aún no hay claridad de cómo se llevará a cabo ese proceso, pero hay un grupo de militares y líderes de la guerrilla que trabajan en ese punto desde febrero de este año.

Si bien las FARC hablan de dejación de armas y no de entrega de estas, para poder tener una eventual participación política a futuro deberán hacerlo completamente desarmados, así lo dice el punto nueve de lo acordado entre Santos y Timochenko.

Implementación de los acuerdos

El gobierno colombiano, en pos de poder cumplir con lo acordado, envió al Congreso de ese país una reforma a la constitución que le da por 90 días, prorrogable por 90 más, la facultad a Santos para evacuar leyes que ayuden a cumplir con lo firmado con los guerrilleros.

Además, se pretende crear una comisión legislativa, compuesta por parlamentarios, para agilizar el proceso de paz en Colombia.

Atención con los detalles

Otro hito importantísimo de estos acuerdos de La Habana es que, por primera vez en 50 años, se fija una fecha para ponerle fin a este conflicto; 23 de marzo de 2016.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que, al igual que en toda negociación, es posible que las tratativas se retrasen o que las conversaciones se congelen o se caigan  por completo. Pero el hecho de que ya haya una fecha en el calendario del gobierno colombiano ya es un indicio que la paz está más cerca que nunca.

LOS 10 ACUERDOS

1) El gobierno de Colombia y las FARC reafirman su compromiso con los acuerdos logrados hasta la fecha en materia de desarrollo agrario, participación política y drogas ilícitas.

2) Reafirman su compromiso “con una fórmula de justicia que satisfaga los derechos de las víctimas y contribuya a la construcción de una paz estable y duradera”.

3) Acuerdan la creación de una “Jurisdicción Especial para la Paz, que contará con Salas de Justicia y con un Tribunal para la Paz”, integrados principalmente por magistrados colombianos, con una participación minoritaria de extranjeros.

4) Tras el fin de las hostilidades, el Estado colombiano “otorgará la amnistía más amplia posible por delitos políticos y conexos”. Quedarán fuera de la amnistía “los delitos de lesa humanidad, el genocidio y los graves crímenes de guerra, entre otros delitos graves como la toma de rehenes u otra privación grave de la libertad, la tortura, el desplazamiento forzado, la desaparición forzada, las ejecuciones extrajudiciales y la violencia sexual”, que serán “objeto de investigación y juzgamiento por parte de la Jurisdicción Especial para la Paz”.

5) La Jurisdicción Especial para la Paz tendrá competencia sobre todos los que “de manera directa o indirecta hayan participado en el conflicto armado interno”. Eso incluye a las FARC, agentes del Estado y civiles.

6) A quienes reconozcan verdad y responsabilidad “se les impondrá una sentencia”. Los que no lo hagan o lo hagan tardíamente, “enfrentarán un juicio contradictorio ante el Tribunal”.

7) Para quienes reconozcan responsabilidades “por los delitos competencia del Sistema, la sanción tendrá un componente de restricción de libertades y derechos que garantice el cumplimiento de las funciones reparadoras y restauradoras de las mismas mediante la realización de trabajos, obras y actividades y en general la satisfacción de los derechos de las víctimas”. En el caso de quienes reconozcan delitos muy graves habrá una sentencia de entre cinco y ocho años de “restricción efectiva de la libertad, en condiciones especiales”. Los que lo hagan en forma tardía “serán sancionadas con pena de prisión de 5 a 8 años, en condiciones ordinarias”. Y quienes se nieguen a reconocer su responsabilidad y sean hallados culpables serán condenados a hasta 20 años de prisión, en condiciones ordinarias.

8) Para acceder a cualquier tratamiento especial dentro de la Jurisdicción Especial para la Paz es necesario aportar verdad plena, reparar a las víctimas y garantizar la no repetición.

9) En el caso de las FARC-EP, la participación en el sistema integral estará sujeta a la dejación de armas, que deberá comenzar a más tardar a los 60 días luego de la firma del Acuerdo Final.

10) La transformación de las FARC-EP en un movimiento político legal es un objetivo compartido, que contará con todo el apoyo del Gobierno en los términos que se acuerden.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X