Agencia de gobierno inglesa pide talla de cintura para volver al trabajo presencial desatando polémica

Debido al insólito requerimiento estalló la polémica y muchas personas se quejaron a través de redes sociales.

Guía de: Internacional

El retorno laboral de los trabajadores de la DVLA dependía de la medida de su cintura.

El retorno laboral de los trabajadores de la DVLA dependía de la medida de su cintura.

En los tiempos que corren el mundo está absolutamente hiperconectado por lo que las informaciones dan la vuelta al mundo en cuestión de minutos. Eso le pasó a una agencia de Inglaterra, la Agencia de Licencias de Conducir y Vehículos de Reino Unido (DVLA, por sus siglas en inglés) aunque no para bien.

Debido a un sistema de puntos que implementó, el cual tenía por objetivo evaluar cuales de sus empleados debían trabajar desde su domicilio y cuales podrían hacerlo desde la oficina durante la pandemia del coronavirus. ¿El requisito más polémico? era que cada empleado debía confirmar la talla de su cintura y según consigna Infobae existían estándares para hombres y mujeres. A través de un mensaje se les dijo a funcionarios si su medida de cintura era mayor de 34 pulgadas para mujeres o 40 pulgadas para hombres no podrían retornar al trabajo.

la DVLA [por sus siglas en inglés] es la Agencia de Licencias de Conducir y Vehículos de Reino Unido.

la DVLA [por sus siglas en inglés] es la Agencia de Licencias de Conducir y Vehículos de Reino Unido.

Hasta el momento según The Mirror no se sabe a ciencia cierta a cuantos empleados se les envió el polémico mensaje, pero estaba basado en un sistema “basado en puntos” que la DVLA ha estado utilizando usando desde comienzos de 2021 para decidir qué personal debe quedarse en casa durante la pandemia. En definitiva, el personal obtiene un punto cada uno por los factores de riesgo que pueden conducir a una enfermedad, como tener un índice de masa corporal alto, ser de origen BAME (siglas usadas en el Reino Unido para definir a los ciudadanos no blancos), ser hombre o estar embarazada. Según este sistema se cree que quienes obtienen cuatro o más puntos y no pueden trabajar desde casa pueden recibir una “licencia especial pagada”.

Tras la polémica la DVLA señaló que el sistema de evaluación de riesgos siguió las pautas del gobierno galés y se implementó velando por la seguridad de los trabajadores y no era necesario que las personas dieran la medida exacta de su cintura. Por su parte el sindicato de la agencia calificó la solicitud como “degradante e insultante”. A tal punto escaló la situación que un diputado llegó a decir que era “ridícula”. Como era de esperarse en redes sociales la medida fue severamente criticada.

En tanto, un trabajador de la entidad le dijo al medio británico que “creo que esta es la gota que derramó el vaso para algunas personas. Las personas sienten que esto es algo más que están usando para hacer que más personas vuelvan al trabajo y tener la menor cantidad posible de personas libres. La gente está nerviosa, molesta, preocupada por la cantidad de personas en el lugar. Es muy difícil sentirse seguro en un piso de una torre donde hay alrededor de 130 miembros del personal”.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios