Arqueólogos descubren asombrosa ciudad maya ubicada en la selva guatemalteca

El hecho ocurrió en el departamento de Petén y un canal de televisión por cable informará exhaustivamente acerca del impresionante hallazgo.

Guía de: Internacional

La imagen que corroboró 'el fuerte maya' como ha sido denominado. Foro: Infobae.

La imagen que corroboró ‘el fuerte maya’ como ha sido denominado. Foro: Infobae.

Gracias a la tecnología, un grupo de destacados investigadores estadounidenses, europeos y guatemaltecos pudo descubrir antiguas casas, edificios, pirámides mayas en las espesas, y hasta ahora inexploradas, selvas del departamento de Petén, ubicadas en Guatemala.

El anuncio fue declarado públicamente el 1 de febrero por una alianza internacional de arqueólogos que trabajan exhaustivamente bajo el alero de la Fundación Patrimonio Cultural y Natural Maya de Guatemala.

Lo más importante es que este hallazgo ha logrado determinar que, en el pasado esta zona vivían aproximadamente diez millones de personas y que es mucho más de lo que se creía en la actualidad. Dentro de lo encontrado, se encontraron campos agrícolas de tamaño industrial, con sus respectivos canales de irrigación para regarlos. Consecuentemente se cree que, para alimentar a la elevada población, se produjeron alimentos en forma masiva.

Marcello A. Canuto, profesor de antropología en la Universidad Tulane, en Nueva Orleans, señaló que la cifra de habitantes que había de esta zona “es es dos o tres veces más de lo que la gente decía que había”.

Las estructuras estaban preservados por la densa selva. Foto: Infobae.

Las estructuras estaban preservados por la densa selva. Foto: Infobae.

¿Cómo se realizó el hallazgo?

El gran descubrimiento fue posible debido a que los arqueólogos utilizaron la técnica cartográfica denominada como LiDAR (siglas en inglés de Detección y Medición de la Luz), la cual hace rebotar en tierra un rayo láser de emisión pulsada, lo que permite leer los contornos ocultos entre el denso follaje. Las imágenes proyectadas hicieron posible ver que la avanzada civilización maya alteró el paisaje, incluso más de lo que se pensaba, y que cultivaron hasta el 95% de la tierra disponible en ese entonces.

Los mayas y su cultura florecieron, según señala Infobae de Argentina, del 1.000 a.C. al 900 d.C y el territorio en el que se extendieron disponía alrededor de 2.100 kilómetros cuadrados (810 millas cuadradas). Sus descendientes aún están desperdigados por la región.

Francisco Estrada Belli, profesor adjunto de investigación en Tulane, expresó que “La agricultura (maya) es mucho más intensiva y por lo tanto sostenible de lo que pensábamos, y cultivaban cada pulgada de la tierra”. Además, para desarrollar su agricultura los mayas debieron drenar áreas pantanosas, las cuales nunca después fueron utilizables para la agricultura. Por otra parte, encontrar vestigios de muros de defensa, foso y canales de irrigación, han permitido determinar que la fuerza laboral maya se encontraba altamente organizada.

Parte del equipo que participó en el sorprendente hallazgo Dr Francisco Estrada-Belli, Thomas Garrison y Dr Albert Lin. Foto: Infobae.

Parte del equipo que participó en el sorprendente hallazgo Dr Francisco Estrada-Belli, Thomas Garrison y Dr Albert Lin. Foto: Infobae.

Un tema particular es que a diferencia de otras culturas pretéritas en las cuales los campos, caminos y cobertizos fueron destruidos por las venideras generaciones, en este caso la selva creció sobre los campos y estructuras que fueron abandonados por los mayas, para de esta forma ocultarlas y preservarlas. Thomas Garrison, profesor adjunto de antropología en la Universidad Ithaca de Nueva York señaló que “Esta selva, que ha obstaculizado nuestros esfuerzos de descubrimiento durante tanto tiempo, de hecho, ha operado como esta magnífica herramienta de conservación del impacto que la cultura tuvo en todo el paisaje”.

De esta forma el LiDAR hizo asequible una estructura que anteriormente no había sido detectada y a la que Garrison cree “no puede dársele ningún otro nombre salvo el de fuerte maya. Es esta ciudadela en la cima de la colina que tiene estos sistemas de fosos y murallas… cuando fui allí, una de estas cosas mide nueve metros de altura”.

Las estructuras descubiertas pasaron todo este tiempo ‘ocultas a plena vista’. “En cuanto vimos esto todos nos sentimos un poco avergonzados”, aseveró Canuto porque las imágenes captadas gracias al LiDAR, “habían estado ante nuestras narices todo el tiempo”.

Si quiere interiorizarse más acerca de este hito, el próximo domingo 11 de febrero el canal cultural NatGeo emitirá una serie documental acerca del importante y enorme descubrimiento.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X