Inicio » Internacional » Equipo

Asiática revela cómo fue obligada a convertirse en una esclava sexual en Nueva York: Descarnado relato

Se le dijo que debía US $ 30.000 dólares a los traficantes, los cuales debía pagar teniendo sexo.

 

4

Shandra Woworuntru es una mujer indonesia que el año 1998 veía impotente cómo su país se desagarraba por la fuerte tensión política interna y persecución religiosa. Desesperada, empezó a idear soluciones que le permitieran salir de esa penosa situación y lograr mejores opciones de vida.

Fue así como llegó a una agencia de empleos que le ofreció un puesto de trabajo que solucionaría todos sus problemas, puesto que no solo lograría interesantes ingresos, sino que podría ser parte del sueño americano previo traslado a Estados Unidos. Al comienzo, trabajaría por seis meses en un hotel.

La oferta sonaba imposible de rechazar, y ella reunió los US 3.000 que le solicitaron y se dispuso a abandonar su país y dejar atrás lo que más quería: su pequeña hija de tres años.

Pero la ganancia bien valdría la pena. Shandra Woworuntru pensó que no tardaría mucho en adaptarse y empezar a enviar dinero a su pequeña. Pero una vez en su destino, la mujjer, de 24 años, se dio cuenta de que todo había sido una estafa y que ella misma era ahora víctima de la trata de personas.

En Indonesia, ella había trabajado como analista financiera, pero en Estados Unidos, específicamente en un burdel de  Brooklin, Nueva York, fue forzada a prostituirse. Ella misma dice que la “vendieron” y, además del comercio sexual, fue obligada a consumir drogas y a sufrir extrema violencia junto a otras mujeres, de acuerdo a su relato publicado por The Telegraph.

Se le dijo que debía US $ 30.000 dólares a los traficantes, los cuales debía pagar teniendo sexo y cobrando US $ 100 por cada encuentro.

Pero tras numerosas penurias, ella finalmente escapó por una ventana y acudió a las autoridades. Sin embargo, no le prestaron atención, por lo que tuvo que dormir en la calle en Nueva York. Finalmente, le contó su historia a un extraño, quien a su vez contactó al FBI, entidad que arrestó a los responsables.

Shandra Woworuntru logró reunirse con su hija en 2004 y hoy es una ciudadana estadounidense.

Actualmente, ella se dedica a contar su historia, participar en encuentros políticos y en marchas de derechos de las mujeres, incluso en la Casa Blanca, de modo que “la gente crea que el tráfico (de personas) ocurre. Busco que exista un cambio respecto de cómo se ve este crimen”. Por lo mismo, integra una agrupación contra el tráfico de personas

En este video, Shandra Woworuntru cuenta su dramática historia (en inglés):

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X