Bolsonaro entre la espada y la pared: Deforestación del Amazonas aleja a inversionistas de Brasil

Fondos de inversión europeos amenazan con marcharse de la principal economía sudamericana por no poner fin a la destrucción de la selva.

Guía de: Internacional

A la crisis del coronavirus a Bolsonaro se le sumó un boicot de fondos de inversión europeos.

A la crisis del coronavirus a Bolsonaro se le sumó un boicot de fondos de inversión europeos.

En aprietos se encuentra Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, quien fue amenazado por siete grandes fondos de inversión europeos quienes están dispuestos a marcharse del gigante de Sudamérica, e incluso de desprenderse de los bonos del Estado en Brasil, si no se detiene la creciente destrucción de la selva amazónica.

El mes pasado Bolsonaro empezó a pasarlo mal debido a que 40 grandes supermercados y distribuidores de alimentos del Reino Unido amenazan con dejar de comercializar cualquier producto hecho en Brasil si llega a probarse un polémico proyecto de ley que podría legalizar la ocupación privada de tierras públicas. Incluso muchas empresas estadounidenses se podrían sumar a la medida.

Desde que asumió el poder Bolsonaro ha defendido la producción agrícola y ganadera en la selva amazónica. Por defecto se entiende que ese grupo de interés lo apoya fervientemente. Si detiene la producción podría generarle una crisis importante a nivel interno, pero si no lo hace muchos millones de dólares pueden dejar de invertirse en Brasil e incluso empresarios pueden sufrir con las ganancias obtenidas de sus exportaciones.

La deforestación del Amazonas se ha incrementado durante el gobierno de Bolsonaro.

La deforestación del Amazonas se ha incrementado durante el gobierno de Bolsonaro.

Todo se ha enrarecido, según señala Infobae de Argentina, debido a que el proyecto de ley 510/2021 vio nueva vida gracias al mandatario y sus aliados en el Congreso para poder seguir explotando el Amazonas, el bosque tropical más grande del mundo y que es conocido por su impresionante biodiversidad. Las cifras oficiales de la agencia gubernamental de investigación espacial INPE indican que la deforestación de la selva brasileña en 2019 alcanzó la cifra más alta de los últimos once años y ha seguido en aumento. Uno de los puntos que más incide contra la deforestación y contaminación es la cría de ganado puesto que se estima es la responsable de entre el 60 % y el 80 % de la pérdida forestal de la Amazonía debido a los gases del efecto invernadero.

Crisis de proporciones

En septiembre de 2020, cerca de 230 inversionistas internacionales firmaron una carta dirigida al presidente brasileño para que luchara contra los incendios forestales. Hoy son siete grandes grupos internacionales -Storebrand, AP7, KLP, DNB Asset Management, Robeco, Nordea Asset Management y LGIM- quienes denunciaron la deforestación y que si no se detiene pueden abandonar el mercado brasileño el cual, como muchas partes del mundo ya se ha visto afectado debido al coronavirus.

El exministro de Medio Ambiente cuestionado por sus consejos a la máxima autoridad de Brasil.

El exministro de Medio Ambiente cuestionado por sus consejos a la máxima autoridad de Brasil.

Recientemente Jeanett Bergan, jefe de inversión de KLP, el mayor fondo de pensiones de Noruega expresó que “si nuestra conclusión es negativa, la desinversión será el resultado probable y esperamos que otros grandes inversores sigan nuestro ejemplo”.  La reacción de las empresas extranjeras se debe a una aparición de un video en donde Ricardo Salles, ministro de Medio Ambiente, señala a Bolsonaro y otros ministros, acelerar la desregulación ambiental debido a que la opinión pública se encuentra distraída por el avance de la pandemia de coronavirus. Ese video fue parte de la investigación contra Salles, quien renunció a su cargo por un caso de corrupción que está íntimamente ligado a la venta de madera proveniente de árboles del Amazonas.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios