Boris Johnson bajo lupa: Inician investigación debido a supuestos delitos en redecoración de su vivienda

La Comisión Electoral posee “indicios razonables” con respecto a montos involucrados en Downing Street, la residencia privada del Primer Ministro británico.

Guía de: Internacional

Semanas difíciles afronta el primer ministro británico.

Semanas difíciles afronta el primer ministro británico.

Son días aciagos para Boris Johnson, quien lidera los destinos del Reino Unido como Primer Ministro, puesto que debe liderar la estrategia ante el coronavirus en el territorio y ante esa lucha incesante se abrió un nuevo flanco, debido a que la Comisión Electoral del Reino Unido, organismo independiente y encargado de supervisar procesos de votación y financiamiento de los partidos, abrió una investigación en su contra.

Todo surge porque se quiere determinar el origen de los fondos empleados por Johnson para redecorar la residencia privada que poseen primeros ministros en Downing Street. Según expresó el organismo a través de un comunicado “tenemos motivos para creer que existen indicios razonables de que se hayan cometido uno o varios delitos. Nuestra investigación determinará si las transacciones efectuadas para las obras del número 11 de Downing Street [el edificio donde viven Johnson y su pareja, Carrie Symonds, adyacente a la sede del Gobierno] se ajustan al régimen regulado por esta comisión, y fueron comunicadas del modo exigido”, consigna El País de España.

Son rumores

La tradicional prensa amarilla británica fue la que destapó el escándalo, puesto que publicó la versión que Johnson les habría comentado a su círculo cercano que “Carrie” habría gastado mucho en la decoración del inmueble. Para lograrlo el equipo de confianza del primer ministro diseñó un esquema similar al que se ocupa en Estados Unidos en la Casa Blanca, es decir, crear una fundación destinada a preservar el patrimonio histórico del edificio que se financia a través de donaciones privadas. En verdad, tanto Johnson como Symonds, querían deshacerse de los muebles escogidos por la ex primera ministra Theresa May y reemplazarlos con las modernas y estilosas propuestas realizadas por la decoradora de interiores Lulu Lytle. Se estima que aproximadamente 66.000 euros fueron canalizados a través del Partido Conservador para la redecoración.

Johnson y Symonds tienen un lío por redecorar Downing Sreet.

Johnson y Symonds tienen un lío por redecorar Downing Sreet.

La gran pregunta que se plantea es quien pagó los costos de todo, si los contribuyentes, el Partido Conservador o el propio Boris Johnson, quien, hasta donde se sabe, pagó de su bolsillo, aunque no se ha esclarecido si solamente devolvió el dinero tras ver las consecuencias del escándalo. Si finalmente la Comisión Electoral confirma sus sospechas, Johnson deberá cancelar una multa de 23.000 euros e incluso resolver todo en los tribunales de justicia.

Todo el escándalo se resume a una pelea entre Johnson y su ex colaborador, e ideólogo del Brexit, Dominic Cummings. Johnson está seguro que su ex trabajador , enojado tras su despido, es quien ha difundido las versiones que lo implican. Pero Cummings respondió en su blog que “sus planes [Los de Boris Johnson]  de obtener donantes secretos para la redecoración [del apartamento] no eran éticos, eran estúpidos, posiblemente ilegales, y  quebraban todas las reglas existentes respecto a la transparencia de donaciones políticas, si se empeñaba en proceder de ese modo”.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios