Conflicto en Nicaragua: Conozca las claves para entender el estallido social

La nación centroamericana vive tensos días en que muchas agrupaciones se manifiestan contra el gobierno del Presidente Daniel Ortega.

Guía de: Internacional

Millones de manifestantes se volcaron a las calles para manifestarse contra Daniel Ortega.  Foto: La Vanguardia.

Millones de manifestantes se volcaron a las calles para manifestarse contra Daniel Ortega.

Nicaragua está dando que hablar en el mundo a raíz de una escalada de protestas violentas en diferentes puntos del país, las que han dejado un saldo de más de 100 detenidos, 27 fallecidos y decenas de heridos, asegura BBC Mundo, citando como fuente a organizaciones de derechos humanos, considerando que no existen cifras oficiales al respeto.

Estas manifestaciones lograron lo impensable, puesto que el cuestionado gobierno de Daniel Ortega, a quien muchos piden la renuncia, revirtió una controvertida medida, algo inusual en sus 11 años y tres meses al frente del país tras ganar las elecciones de 2011 y 2016 luego de eliminar un artículo constitucional que lo impedía. La medida eliminada fue una reforma a la seguridad social que reduciría en un 5% la pensión a los jubilados.

Según señala New York Times, Daniel Ortega debió revocar el pasado 22 de abril la reforma de seguridad social tras días de arduas y violentas manifestaciones. Incluso se han sumado a la lucha en las calles otros movimientos, y hoy los temas que se agregan a la balanza son la corrupción, sistema financiero, censura a medios de prensa y el déficit democrático, asegura El Observador de Uruguay.

A continuación, repasamos las claves para entender el conflicto que azota a Nicaragua y que ha ido en escalada.

Los estudiantes son un grupo que ha incomodado al gobierno de Nicaragua. Foto: La Vanguardia.

Los estudiantes son un grupo que ha incomodado al gobierno de Nicaragua. Foto: La Vanguardia.

Sistema en bancarrota

Como se señaló anteriormente, la reforma pensada al sistema de pensiones administrada por el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) se firmó el pasado 16 de abril y fue promulgada dos días después. Ese hecho desencadenó protestas de inmediato, a pesar de los llamados de la vicepresidenta Rosario Murillo, quien se refirió a la aplicación de la polémica medida como una solución. “Son medidas sumamente importantes para asegurar la confianza, la estabilidad y bienestar del país”, consignó el medio oriental.

Según el propio INSS, la reforma buscaba “mejorar el balance financiero del sistema de pensiones” y paliar un déficit del orden de US$ 76 millones. Así se subiría de un 19% a 21% el aporte patronal al régimen de seguridad integral, el cual comprende invalidez, vejez, muerte, enfermedad y maternidad. Posteriormente se aumentaría en un 22,5% en 2020. Con esta solución las cotizaciones de los trabajadores buscaban incrementarse de un 6,25% a 7% del salario mensual, en tanto, la cuota del Estado aumentaría de 0,25% a 1,25%. Para que esto fuese posible el INSS buscaba deducir a los jubilados 5% de su pensión, con el objetivo de velar por su atención médica, lo que claramente no satisfizo a variados sectores de la población.

Masiva corrupción

Quienes protagonizaron las protestas contra Ortega fueron los estudiantes, los que se movilizaron desde el 18 de abril y han acusado al gobierno de Ortega de beneficiarse económicamente de las arcas del estado. Clifford Ramírez, estudiante de la Universidad Tomás Moro, señaló que “antes de Ortega el INSS operaba con superávit, hoy estamos con déficit. Ese dinero se ha desviado en corrupción, han financiado fiestas, viajes y hoy día el seguro no tiene capacidad ni de comprar medicamentos”.

Sectores marginales han apoyado el movimiento propuesto por los estudiantes. Foto: BBC Mundo.

Sectores marginales han apoyado el movimiento propuesto por los estudiantes. Foto: BBC Mundo.

Empresariado inquieto

Por otra parte,al aumento las contribuciones al INSS generó un cortocircuito entre el presidente Ortega y el gremio empresarial. Este último señaló que las modificaciones van a contracorriente del crecimiento económico y la generación de empleo. Para volver a granjearse su cariño Ortega invitó al sector privado con el propósito de dialogar sobre la reforma, pero enseguida el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), condicionó su presencia una vez que finalizara la represión policial en contra de los manifestantes y, además, según señala El Mercurio de Chile, el conglomerado organizó una “gran marcha nacional”.

Caos por doquier

Junto con rever su decisión, Daniel Ortega ha anunciado públicamente que convocará a dialogar a las partes y que incluso mediará la instancia el arzobispo Leopoldo Brenes. Aun así, las protestas han ido en aumento porque ya traspasaron latamente el tema del INSS y según Clifford Ramírez son “contra un gobierno que nos niega libertad de expresión, libertad de prensa y de manifestarnos pacíficamente”.

El estallido social hizo revocar un mandato del gobierno. Foto: La Vanguardia.

El estallido social hizo revocar un mandato del gobierno. Foto: La Vanguardia.

Las manifestaciones de los estudiantes han sido respaldadas desde barrios marginales quienes al son de cacerolas y junto a obreros, jubilados se ha movilizado por el deterioro de sus condiciones de vida. Para mantener a raya las revueltas, el gobierno dispuso de fuerzas antimotines, y según algunas fuentes se habrían valido para su labor de armas de fuego. BBC Mundo asegura que las calles de Nicaragua lograron ser, desde el triunfo de la revolución en 1979, monopolio del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Incluso el gobierno de Estados Unidos, según informa El Mercurio, ordenó de forma veloz la salida de Nicaragua de los familiares del personal de su embajada en Managua. Al mismo medio, Manuel Orozco, experto en Diálogo Interamericano expresó que “La paradoja de la democracia en Nicaragua es que Ortega tiene el monopolio de la autoridad y la ley a su favor. Más de 20 muertos después, la resistencia sigue su curso. Sin embargo, la defensa del régimen es muy fuerte y su anuencia a someterse a reformas, muy limitada. El orteguismo quiere comprar tiempo para recuperar su espacio perdido”.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X