¿Cuál fue el resultado del experimento de reducir a 6 horas la jornada laboral en Suecia? Interesantes conclusiones

Hace algún tiempo el país nórdico realizó estudios para determinar cómo se comportaba una persona en una jornada laboral reducida.

Guía de: Internacional

Suecia sigue discutiendo los alcances de la reducción de la jornada laboral. Foto BBC Mundo.

Suecia sigue discutiendo los alcances de la reducción de la jornada laboral. Foto BBC Mundo.

Concluyó recientemente, según informa BBC Mundo, un completo estudio de más de dos años de duración en el cual se intentó dilucidar con trabajadores reales cómo se comportaban al reducir su jornada laboral de ocho a seis horas, manteniendo el mismo sueldo.

A todas luces acortar la semana laboral parece ser el sueño de cualquier persona, aunque las conclusiones que arrojó la investigación no dan cuenta de ello precisamente. Un sector que fue ocupado en el experimento fue el de enfermería, puesto que se necesitaba cuantificar el bienestar en un área que tiene problemas para contratar personal que vele por la población envejecida del país, la cual va en aumento.

Durante el primer año y medio del ensayo, las enfermeras que trabajaron menos horas semanales registraron menos licencia por enfermedad, además de reportar mejores condiciones de salud. Además, su productividad aumentó notoriamente, llegando a organizar un 85% más de actividades para los pacientes. La enfermera asistente Emilie Telander, entrevistada por el prestigioso medio británico, fue informada en diciembre pasado que tras 23 meses de turnos de seis horas, volvería a tener turnos con dos horas más. “Durante la prueba, todo el personal tenía más energía y todo el mundo estaba feliz”, señala recordando aquellos días.

Telander es una de las cerca de 70 enfermeras asistentes a las cuales se les acortó la jornada laboral, y que en Suecia contó con varias pruebas en distintas partes del país, así como también incluyó multiplicidad de empleadores, desde starts-ups a casas de reposo.

A pesar de los resultados positivos en algunos sectores al parecer la jornada reducida no se implementará. Foto BBC Mundo.

A pesar de los resultados positivos en algunos sectores al parecer la jornada reducida no se implementará. Foto BBC Mundo.

Poco sostenible

Sectores de la centroderecha se mostraron contrarios a la medida, debido a que plantean que los costos superan ampliamente a los beneficios. Se calcula que a la ciudad de Gotemburgo gastó en la implementación del plan cerca de US$1,3 millones. Incluso en mayo de 2016 algunos parlamentarios pidieron al Ayuntamiento de la ciudad que continuar con las pruebas se tornaba inviable económicamente.

Incluso algunos políticos de izquierda, como Daniel Bernmar, concejal responsable de la atención de ancianos de Gotemburgo, expresaron “¿Podemos hacer esto en todo el municipio? La respuesta es no, es demasiado caro”.

De todos modos hay quienes aún señalan que el experimento es “exitoso desde muchos puntos de vista”, debido que ha contribuido a generar arduos debates acerca de cultura laboral no sólo en Suecia, sino en distintas partes del mundo.

Aún así las posibilidades que la semana estándar de trabajo disminuya sigue siendo escasa, puesto que muchos otros municipios han desarrollado programas similares, aunque han abandonado rápidamente la idea debido a que esta no parece llevarse del todo bien con otras actividades, como emprender, según señala Erik Gatenholm, director ejecutivo de la compañía de biotintas de Gotemburgo. “Realmente no creo que el día de seis horas encaje con un mundo emprendedor, o con el mundo de las starts-up”.

Gatenholm probó la medida con su equipo de trabajo al informarse en redes sociales de ella, pero abortó rápidamente el plan luego de un mes debido a la negativa de los empleados. “Pensé que sería muy divertido, pero era un poco estresante. Es un proceso y se necesita tiempo, y cuando no tienes todo ese tiempo se siente un poco como hacerle el quite a las tareas de la escuela, cuando al final las cosas se te terminan acumulando”, dice Gabriel Peres, uno de los dependientes de la empresa.

Erik Gatenholm y Gabriel Peres consideraron que para su tipo de empresa, trabajar menos horas no era adecuado. Foto BBC Mundo.

Erik Gatenholm y Gabriel Peres consideraron que para su tipo de empresa, trabajar menos horas no era adecuado. Foto BBC Mundo.

Conclusiones

Aram Seddigh, recientemente terminó un doctorado en el Instituto de Investigación de Estrés de la Universidad de Estocolmo y en su trabajo diario se dedica al estudio de los cambios en los patrones de trabajo expresó a BBC Mundo su opinión con respecto a los resultados del plan. “Creo que el día de trabajo de seis horas sería más efectivo en organizaciones, como los hospitales, donde trabajas durante seis horas y luego te vas del trabajo y regresas a casa”, asegura el investigador.

Fundamenta su respuesta cuando señala que en ocasiones tener menos horas para desarrollar igual cantidad de tareas, puede resultar más estresante aún. “Este tipo de opciones podrían incluso aumentar los niveles de estrés, dado que los empleados podrían tratar de encajar todo el trabajo de ocho horas en seis. O, si son empleados de oficina, podrían llevarse el trabajo a casa”.

Por otra parte Bengt Lorentzon, quien ha desarrollado la investigación en la casa de reposo de Svartedalen, cree firmemente que las jornadas de seis horas chocan con la cultura del trabajo flexible promovido por empresas suecas. “Muchas oficinas ya están trabajando casi como consultorías, no hay necesidad de que los gerentes tengan a todos sus empleados en la oficina al mismo tiempo, sólo quieren obtener resultados y la gente tiene que cumplir”.

En el cierre, Lorentzon cree que el debate debería tomar otro camino. “No creo que la primera pregunta sea si se debe o no reducir las horas. La primera debería ser: ¿qué podemos hacer para mejorar el ambiente de trabajo? Tal vez cosas distintas funcionan mejor para diferentes grupos”.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X