Dinamarca retirará ayuda económica a inmigrantes que no trabajen

La primera ministra danesa quiere contribuir a la cultura laboral que cada persona que llegue al país debe ser útil y generar una contribución.

Guía de: Internacional

Mette Frederiksen fue clara en su política contra el aprovechamiento del estatus de inmigrantes en su país.

Mette Frederiksen fue clara en su política contra el aprovechamiento del estatus de inmigrantes en su país.

Los países nórdicos son por lo general un lugar muy apetecido para miles de inmigrantes que sueñan con tener una mejor calidad de vida y emigrar de sus países. Recientemente la primera ministra danesa, Mette Frederiksen de ideología socialdemócrata, expresó que retirará las ayudas públicas y subsidios a los inmigrantes que actualmente no estén trabajando y cotizando en el sistema público danés. “Durante demasiados años hemos hecho un flaco favor a muchas personas al no pedirles nada”.

La medida es parte de una serie de reformas para incrementar la integración de los inmigrantes y equilibrar un sistema social, el cual brinda bastante ayuda a los inmigrantes y refugiados. Por lo general afectará a las personas que actualmente se encuentran desempleadas. Frederiksen indicó que se quiere “introducir una nueva lógica de trabajo en la que las personas tienen el deber de hacer una contribución y ser útiles. Y si no pueden encontrar un trabajo regular, tendrán que prestar algún otro tipo de servicio para obtener sus subvenciones”.

Para recibir ayudas estatales los inmigrantes deben cumplir con las 37 horas semanales de trabajo.

Para recibir ayudas estatales los inmigrantes deben cumplir con las 37 horas semanales de trabajo.

Peter Hummelgard ministro de Trabajo de Dinamarca plantea que el cambio está enfocado en quienes han estado recibiendo beneficios estatales por más de tres años y no poseen cierto nivel de escolaridad y conocimiento del danés. Se estima que la jornada de trabajo dure 37 horas legales, y que si no se tiene conocimiento del idioma podría eventualmente recoger colillas de cigarrillos o plásticos, o ayudando incluso ayudando a desempeñar distintas labores en una empresa.

Para la medida el gobierno danés se fijó el ambicioso propósito de reducir a cero el número de solicitantes de asilo, y mira con mucha desconfianza la baja tasa de empleo entre las mujeres procedentes de Oriente Medio, África del Norte y Turquía, señala ABC de España. De esta forma las autoridades danesas siguen endureciendo su política de inmigración, luego de que el pasado mes de junio una Ley de Asilo permite deportar a los solicitantes a centros ubicados en países fuera de la UE durante el tiempo que lleve la tramitación de su solicitud e incluso si las personas consiguen el estatus de refugiados. Este proyecto realizado por el gobierno de centroizquierda y apoyado de forma entusiasta por la derecha y la extrema derecha.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios