El asombroso caso sueco: ¿Cómo funciona una sociedad prácticamente sin dinero en efectivo?

Estimaciones señalan que en 2025 se dejará de aceptar billetes en el comercio formal del país europeo.

Guía de: Internacional

El dinero en efectivo desaparece a pasos agigantados en Suecia.

El dinero en efectivo desaparece a pasos agigantados en Suecia.

Sólo un puñado de países alrededor del mundo pueden mostrar, al igual que Suecia, la desaparición del dinero en efectivo; aunque en el caso del país escandinavo el gobierno ha tenido que recalcular los costos sociales de un cada vez más probable futuro sin monedas y billetes.

Incluso las autoridades que en un principio acogieron la tendencia, ahora han solicitado a los bancos que sigan entregando dinero en efectivo hasta que, finalmente, se determinen las implicancias de no contar con esta forma de pago. Una proyección estima que el efectivo desaparecerá del todo en Suecia el año 2025. Incluso el propio banco central ha probado una moneda digital, señala The New York Times, llamada e-krona, o en español corona electrónica.

Desde ya, los legisladores suecos se encuentran analizando cómo serán los pagos en línea y qué ocurrirá con las cuentas bancarias si se produce una falla de proporciones en la red eléctrica o si los servidores sufren averías o son víctimas de ataques informáticos. Stefan Ingves, presidente del Banco Central de Suecia, dijo que “no se puede regresar en el tiempo, pero es necesario encontrar una manera de enfrentar el cambio”, recoge el sitio neoyorquino.

Según indican las estadísticas, una quinta parte de la población, en un país de alrededor de diez millones de habitantes, no usa cajeros automáticos. Incluso más de cuatro mil ciudadanos han implantado microchips en sus manos que les permiten pagar el transporte o alimentos, incluso como forma de ‘llave’ para ingresar a sus oficinas.

Muy pocas personas ocupan los cajeros automáticos en Suecia.

Muy pocas personas ocupan los cajeros automáticos en Suecia.

Grupos más perjudicados

Algunas agrupaciones de defensa de los consumidores indican que el cambio afecta enormemente a muchos jubilados, debido a que la tercera parte de la población sueca tiene más 55 años, por lo que no tiene fácil acceso a los medios electrónicos. Esta misma situación afectaría a algunos grupos de inmigrantes o personas que tienen capacidades diferentes.

Otras implicancias

Un tema importantísimo de avanzar a una sociedad que no maneje dinero en efectivo es que el nuevo estado de situación puede afectar el papel de garante que ha tenido el Estado durante siglos, por lo que los bancos comerciales ejercerían mucho más control. Incluso los bancos han alentado a la gente a no usar efectivo, incentivando el uso de tarjetas de crédito y débito, lo que obviamente genera ganancias a sus intereses y las empresas de tarjetas.

Por motivos de seguridad, algunas entidades bancarias redujeron su manejo de dinero en efectivo, debido a una escalada de robos con violencia acaecida a mediados del 2000. Incluso esta cifra mejoró porque en 2017 sólo dos bancos fueron asaltados, mientras que en 2008 la cifra llegaba a los 210.

La tendencia mundial es reducir enormemente el dinero en efectivo, por ejemplo cada vez es más común que los usuarios paguen con aplicaciones o con plástico o a través de sus celulares. Pero Suecia se encuentra a la vanguardia porque los billetes y monedas representan apenas el uno por ciento de la economía, en comparación con el diez por ciento europeo o el ocho por ciento estadounidense. Se calcula que uno de cada diez consumidores suecos pagó algo en efectivo este año, y se contrasta con el 40 por ciento que lo hizo en 2010. Actualmente la mayoría de los comerciantes de Suecia aún acepta billetes y monedas, pero esa tendencia va  decreciendo.

Stefan Ingves, presidente del banco central sueco dijo que "es necesario encontrar una manera de enfrentar el cambio”.

Stefan Ingves, presidente del Banco Central sueco dijo que “es necesario encontrar una manera de enfrentar el cambio”.

Incluso la empresa de muebles Ikea ha realizado cambios. En algunas de sus tiendas los gerentes determinaron dejar de recibir pagos en efectivo desde octubre, tras constatar que en menos del uno por ciento de las compras se emplean monedas y billetes y que, a su vez, los trabajadores pasaban aproximadamente el 15 % de su tiempo recibiendo o contando dinero en efectivo.

Proyecciones

Actualmente el Parlamento sueco desea que solo los bancos más grandes sigan manejando efectivo, mientras que la visión del banco central señala que todos los bancos deben mantener dinero en circulación. Leif Trogen, perteneciente a la Asociación de Banqueros Suecos, dijo al New York Times que hoy “la demanda de dinero en efectivo está disminuyendo a un ritmo cada vez más rápido. Por lo tanto, es totalmente inadecuado legislar para influir en la demanda de efectivo”.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X