Inicio » Internacional » Equipo

El inédito caso de Walter Heyer: Se operó para ser mujer y luego lo hizo para volver a ser hombre

Según explicó el protagonista de esta curiosa historia, decidió echar atrás en su lucha por ser mujer por el “tremendo proceso destructivo” que le generó su primer cambio de sexo.

Cambiar de sexo mediante una operación no debe ser fácil y, seguramente, echar pie atrás en esa decisión tampoco debe serlo. Es la historia de Walter Heyer, un estadounidense que se convirtió en transexual y luego se operó para volver a ser hombre.

Las dudas en la vida de Heyer, según relata Daily Mail, comenzaron desde peuqeño, cuando su abuela comenzó a vestirlo de niña e incluso a hacerle pijamas de color púrpura. Más tarde, sus padres también aportaron a la incertidumbre sexual cuando en su adolescencia lo comenzaron a proteger de sobremanera.

Fue así como, después de 40 años, Heyer decidió dejar atrás todos los cuestionamientos, propios y de terceros, y cambiar de sexo. Pasó de ser Walter Heyer a ser Laura Jensen. Un duro cambio físico, pero más aún en lo social, pues debió separarse de su esposa y aguantar la crítica de todo su entorno y especialmente de sus hijos, quienes le confesaron que preferían pensar en que había muerto para así no tener que quedar en ridículo ante sus amigos a la hora de hablar de su padre.

Walter Heyer

Hecho el cambio de sexo, Heyer relató al Daily Mail que su vida de a poco se fue oscureciendo, que fue sufriendo un “terrible proceso destructivo”, razón por la cual tras ocho años como Laura Jensen, decidió volver a ser hombre y abonó 26 mil euros para aquello.

Según Heyer, el cambio de sexo fue algo totalmente físico, que no tuvo en él resultados en lo psicológico. “Todo lo que hacen es llenar a la gente de hormonas, poner implantes y decir que han fabricado a una mujer. Es imposible biológicamente hacer un hombre de una mujer. Cuando estudié me di cuenta de que es imposible transformar biológicamente a alguien de un género u otro, y en ese momento te das cuenta de que es condición psicológica, y no médica”, señaló Heyer.

Hoy Heyer se desempeña como consultor de personas que piensan en el cambio de sexo como una opción a realizar. Sus servicios pueden contratarse en una página web, donde él presta ayuda en la materia.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X