El Papa Francisco sorprende al mundo tras reconocer que en algún minuto de su vida dudó de su fe en Dios

La máxima autoridad de la Iglesia Católica hizo la confesión tras ser consultado por fieles.

Guía de: Internacional

Francisco fue muy abierto al contestar dudas de los fieles católicos con respecto a su fe.

Francisco fue muy abierto al contestar dudas de los fieles católicos con respecto a su fe.

No es común que el Sumo Pontífice, el Papa Francisco, reconozca públicamente que en algún período de su vida dudó acerca de su fe en Dios, más considerando que escaló al lugar más alto que puede aspirar un sacerdote en la Iglesia Católica.

Por ese motivo, el domingo 7 de abril quedará en los registros de quienes profesan esa fe, puesto que Francisco reconoció que en algún punto de su existencia tuvo “muchas dudas”, acerca de su fe y pudo salir delante de esa crisis debido a que compartió con otras personas sus inquietudes, señala Infobae de Argentina.

La revelación tuvo lugar en el barrio romano de Monteverde, ubicado en el oeste de la capital, debido a que visitó la parroquia de San Julio, la cual fue reparada tras sufrir un derrumbe. La confesión tuvo lugar cuando respondió preguntas de los fieles que estaban en el sector. En la ocasión una joven le preguntó derechamente a Francisco si había dudado de su fe y si fue así, cómo la recuperó, a lo que el Pontífice de nacionalidad argentina señaló que “todos los hombres, mujeres y niños en un cierto momento tienen dudas, es parte de la vida dudar, y también dudar es poner a prueba a Dios”.

Clave para salir de la crisis fue compartir las preguntas que se estaba haciendo: “Tuve muchas dudas ante las calamidades o las cosas que pasaron en mi vida ¿Cómo he salido adelante? Creo que no salí solo, no se puede nunca salir solo de la duda, hace falta la compañía de alguno o alguna que te ayude a salir adelante”, como pueden ser “los padres, los amigos o el catequista”.

Aunque la confesión puede sorprender, Mario Bergoglio no es primera vez que plantea esta situación, puesto que con anterioridad se había referido a este tópico en una audiencia general realizada a sólo siete meses después de ser elegido en cónclave como máximo representante del catolicismo en el mundo.

Por aquellos días, el Papa expresó que “todos hemos experimentado la sensación de estar perdidos, de tener dudas e inseguridades ¿Quién no los ha tenido en su camino de la fe? También yo. Y esto forma parte de este camino y no nos tiene que sorprender porque somos seres humanos, marcados por la fragilidad y limitaciones”.

Para graficar esta situación el argentino indico que en esos momentos de angustia personal es provechoso “enfadarse con Jesús”, debido a que constituye también “un modo de rezar, a Jesús le gusta ver la verdad de nuestro corazón. No disimuléis ante Jesús. Es una bella oración”, cerró.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X