Enfermera da insólita excusa sexual para explicar control positivo de drogas: Gran debate

Tara Seymour, con largo historial de consumo de drogas, intentó justificar su conducta con una curiosa teoría al tribunal que lleva su caso.

Guía de: Internacional

Tara Seymour desarrolló una extraña tesis para justificar un abuso de cocaína. Foto: Infobae.

Tara Seymour desarrolló una extraña tesis para justificar un abuso de cocaína. Foto: Infobae.

Australia se ha revolucionado tras un caso que se inició en noviembre pasado y que tiene relación con una enfermera, Tara Seymour, de 30 años, y a quien se le encontraron rastros de cocaína en un control realizado en el centro médico donde trabaja.

Seymour labora en el John Fawkner Private Hospital en Coburg, donde se desempeña con éxito, aunque en 2014 fue acusada por la Autoridad de Regulación de Práctica de Salud de Australia por abuso de drogas en el trabajo, aunque en esa oportunidad este hecho no trajo consecuencias. De todas formas, un tiempo después, la profesional de la salud recibió una denuncia anónima, por lo que se le practicó un test que arrojó el abuso de metanfetamina, anfetamina y sedantes, por lo cual fue suspendida durante un mes por poner en riesgo la seguridad de los pacientes.

Después de ese episodio, la autoridad resolvió someterla a diversos tests de drogas de forma sorpresiva, los que dieron resultados negativos. Pero en el último, la enfermera volvió a dar positivo por el uso de cocaína. Su caso alcanzó notoriedad en su país debido a que usó una excusa inverosímil para explicar su recaída: Según ella tras mantener intensas relaciones sexuales con un doctor adicto a la cocaína, y tras no bañarse después del escarceo sexual, los restos de cocaína se traspasaron a su cuerpo.

Un amante extremadamente sudoroso y sexo sin protección posibilitaron, en opinión de Seymour, que diera positivo en un test de drogas. Foto: Infobae.

Un amante extremadamente sudoroso y sexo sin protección posibilitaron, en opinión de Seymour, que diera positivo en un test de drogas. Foto: Infobae.

La extraña teoría presentada a la corte se ‘debería’ a que tan solo unas horas antes de haber entregado la correspondiente muestra de orina, ella había tenido un apasionado encuentro sexual con médico que “transpiraba mucho”, además de no ocupar protección durante el encuentro amoroso. Para solventar sus dichos Tara Seymour explicó que después de intimar ella no se bañó posteriormente, ni tampoco usó el toilette. Una vez que salió de su domicilio y apenas llegó al centro hospitalario, fue seleccionada para el examen de drogas.

Según consigna el portal informativo Infobae, la patóloga Julia Chang expresó a la audiencia respectiva que la supuesta tesis de Seymour es “altamente improbable” debido que para tener veracidad al menos requeriría de un litro de semen o la misma dosis de transpiración, puesto que sólo de esa forma los resultados serían similares a las dosis halladas en la orina de la enfermera.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X