Estos son los sorprendentes intentos por matar a Fidel Castro: Más de 600 complots de asesinato

El rostro del régimen comunista en Cuba relató en incontables oportunidades todas las veces que pudo superar intentos por quitarle la vida.

Guía de: Internacional

La CIA tuvo en la mira durante décadas al ex mandatario cubano. Foto BBC.

La CIA tuvo en la mira durante décadas al ex mandatario cubano. Foto BBC Mundo.

Uno de los líderes mundiales más polémicos de todos los tiempos, protagonista indiscutido de la historia del siglo XX es Fidel Castro, quien lideró la revolución cubana que acabó con la dictadura de Fulgencio Batista y que se instaló en el poder de la isla desde el 1 de enero de 1959. Tras su muerte, numerosos medios han querido retratar la polémica figura del gobernante cubano, considerado por sus partidarios como un ejemplo de gobierno en búsqueda de la justicia social y por sus detractores como un violento dictador que trajo sólo opresión a su pueblo.

Como buena figura de la centuria pasada, por muchos años se especuló acerca de los planes que tuvo la Agencia Central de Inteligencia norteamericana (CIA, por sus siglas en inglés) para asesinarlo en la lucha de Estados Unidos para erradicar el comunismo de la faz de la tierra. Un guardia de Fidel Castro, llamado Fabián Escalante, escribió un libro en el cual relató que el mandatario sorteó con éxito 634 atentados contra su vida.

Un habano envenenado fue una forma ideada para dar cuenta del líder de la revolución cubana. Foto quien.com

Un habano envenenado fue una forma ideada para dar cuenta del líder de la revolución cubana. Foto quien.com

Según BBC Mundo, para tratar de acabar con Castro, la CIA empleó distintos métodos, los cuales abarcaron rifles de alta potencia hasta pastillas envenenadas, pasando por mujeres fatales y cigarros explosivos. Incluso se señalan ‘inofensivos’ bolígrafos tóxicos y la contratación de tétricas personalidades pertenecientes al mundo del hampa. El documental británico denominado ‘638 Ways to Kill Castro’ cuenta los más insólitos métodos para dar cuenta del líder de la revolución cubana.

Matar a Castro

Cuando el mandatario cubano era considerado más peligroso fue en su primera época como presidente de la isla. En Estados Unidos hay un informe que data de 1975 en el cual hay “evidencias concretas de al menos ocho complots que involucraban a la CIA para asesinar a Fidel Castro entre 1960 y 1965”, señala BBC. Muchos de esos planes eran conocidos por los presidentes estadounidenses.

El libro ‘La Obsesión con Castro: Operaciones Encubiertas de Estados Unidos contra Cuba, escrito por el periodista Don Bohning señala que apenas se produjo la asunción de Castro al poder, fue un balde de agua fría para Estados Unidos, que sintió la Guerra Fría en su patio trasero. En el documento se señala que el país del norte “recurrió a una desestabilización económica y política, propaganda, manipulación, sabotaje y complots de asesinato” para jubilar al hombre que vestía uniforme verde olivo.

Otro aspecto histórico que no se puede desconocer es que en abril de 1961, cerca de 1.500 exiliados cubanos fueron entrenados y financiados por la CIA para liderar un intento por derrocar a Castro, episodio histórico que se conoce como la fallida invasión de Bahía de Cochinos. Después el ex presidente norteamericano John Kennedy estaba al tanto de la Operación Mangosta, que buscaba derrocar definitivamente a Castro y que finalmente se tradujo en la resolución de la crisis de los misiles.

Durante las administraciones de los ex presidentes nortemericanos Reagan, Nixon, Johnson y Carter se produjeron los mayores intentos por matar a Fidel. Foto BBC Mundo

Durante las administraciones de los ex presidentes nortemericanos Reagan, Nixon, Johnson y Carter se produjeron los mayores intentos por matar a Fidel. Foto BBC Mundo

Tras la muerte de  JFK, los intentos por asesinar a Castro fueron decayendo, como señala Don Bohning. “Con la muerte de Kennedy y la toma de juramento de Lyndon Johnson, las actividades encubiertas comenzaron a languidecer”. El autor sintetiza que la idea de una conflagración directa entre Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas por aquella época se tornó improbable y se sinceró que el gobierno estadounidense se encontraba lejos de su propósito de asesinar a Castro.

Fue el ex presidente Gerald Ford quien firmó un decreto en 1977 prohibiendo a los funcionarios de su gobierno participar en asesinatos políticos. Por último en el mencionado documental ‘638 formas para matar a Castro’ se desglosa la cantidad de complots para quitarle la vida al presidente de Cuba. Tan sólo en la administración de Richard Nixon se realizaron 184 intentos y en la de Ronald Reagan 197. Aunque según Bohning esta información se torna difícil de comprobar.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X