Fuegos artificiales ilegales: Alarma en Nueva York por preocupante aumento de su uso

Los reclamos a la policía a causa de la pirotecnia antes de la festividad del 4 de julio se han incrementado en un 4.000%.

Guía de: Internacional

Los fuegos artificiales no dejan dormir a los vecinos de Brooklyn principalmente.

Los fuegos artificiales no dejan dormir a los vecinos de Brooklyn principalmente.

Nueva York ha tenido un 2020 convulsionado. Primero fue el coronavirus, y luego el asesinato del ciudadano afroamericano George Floyd a manos de la policía en Minneapolis, que desató múltiples manifestaciones, desde algunas pacificas a otras sumamente violentas que incluyeron saqueos y enfrentamientos entre civiles y la policía. Ahora la gran manzana tiene una nueva amenaza que afecta la calidad de vida de sus ciudadanos: el uso indiscriminado de fuegos de artificio durante altas horas de la noche.

Como describe el sitio El Condidencial.com estas ‘ceremonias’ traen consigo actividad desde las nueve de la noche, donde generalmente se oyen silbidos y petardos. Ya más cerca de la medianoche le siguen centelleos acompañados de fuertes explosiones, tanto que las ventanas vibran y las mascotas resultan muy afectadas por el sonido, mientras que los bebés que concilian el sueño empiezan a despertarse.

Según la tradición, el uso de fuegos de artificio se reserva exclusivamente para la noche 4 de julio, cuando se conmemora la Declaración de Independencia en 1776, en la cual el país proclamó su separación formal del Imperio británico. Por lo general este movimiento inusual se produce en los cinco distritos de Nueva York: desde el opulento Manhattan, pasando por, Queens, Bronx, Brooklyn y Staten Island.

Según indica el medio, las quejas han proliferado, alcanzando una cifra cercana al 4.000% con relación al año pasado, aunque no se han esclarecido sus causales. Muchos piensan que se debe a reacciones de una ciudad castigada por el coronavirus a otros que creen que es en memoria de George Floyd. De todos modos, muchos han enarbolado la tesis de que debe a una cuestión racial, detonada principalmente en los barrios de Brooklyn que se encuentran en proceso de gentrificación, es decir cuando los habitantes de un lugar son desplazados por nuevos usuarios generalmente de estado socioeconómico superior al de los previos. En este caso los nuevos vecinos serían jóvenes profesionales blancos que se han mudado buscando un alquiler más barato.

Los vecinos de Brooklyn Flatbush por la noche sufren con el sonido de los fuegos artificiales.

Los vecinos de Brooklyn Flatbush por la noche sufren con el sonido de los fuegos artificiales.

¿Reclamos blancos?

Imani Henry, organizador de Equality For Flatbush señaló a The Gothamist que “las fuerzas gentrificadoras blancas en nuestras comunidades están animando, por un lado, diciendo ‘Black Lives Matter’, mientras por el otro llaman a la policía contra las comunidades”. Además, el líder indicó que los fuegos artificiales y la música alta suelen ser una norma cultural desde Memorial Day (finales de mayo) a Labor Day (principios de septiembre), época que coincide con el verano boreal. “A quienquiera que haya llamado a la policía esta noche en Flatbush, que sepa por favor que puede hacer que alguien sea asesinado por el Departamento de Policía de Nueva York”.

De todos modos, no hay pruebas de que las casi 6.000 llamadas realizadas a la policía quejándose de esta situación sean realizadas por blancos, ni menos que todas las personas de color estén cómodas luego de dos semanas de bombardeos continuos en horarios de madrugada.

Algunas teorías descabelladas

En tanto en Flatbush, Ditmas Park, los vecinos decidieron crear un grupo de Facebook para “detener pacíficamente el lanzamiento ilegal de los fuegos artificiales que han estado perturbando nuestro sueño y nuestras vidas durante semanas”. Irina Manta una profesora de derecho señaló al The New York Times que su intención era lograr conversar con los vecinos mas no llamar a la policía. Pero los resultados fueron frustrantes, puesto que Manta recibió amenazas de muerte y acoso, por lo que debió cerrarlo.

En tanto en un video que ha circulado en redes sociales se ve un fuego estallando en una estación de bomberos. Pero muchos han desconfiado del registro señalando que todo fue un montaje de bomberos, lo que supuestamente probaría que las fuerzas del orden se están coordinando para llenar la noche de ruido, lo que sería una táctica que busca hundir psicológicamente a las personas que por el día participan en protestas. Otros han expresado que la misma policía es la encargada de repartir fuegos artificiales a los jóvenes, para que sean los encargados de hacer el trabajo sucio. En la red social Facebook se especuló con que “los jóvenes detonan estos explosivos caros en el vecindario, noche tras noche tras noche, y no pueden ni comprarse un helado”.

El alcalde de Nueva York, Bill di Blasio, quiere encontrar a lso responsables, quienes traen desde otros Estados los fuegos de artificio.

El alcalde de Nueva York, Bill di Blasio, quiere encontrar a lso responsables, quienes traen desde otros Estados los fuegos de artificio.

Pero muchos responden que la policía no ha logrado imponerse pese al tamaño de las quejas de los vecinos. Aunque una noche efectuaron 8 detenciones y, en una jornada particularmente dura, se presentaron en Flatbush vestidos de antidisturbios y acompañados de helicópteros, las criticas apuntan a que han estado más bien distantes de este problema de convivencia. Pero esto se explicaría como consigna al Times Adrian Benepe, antiguo comisario de parques de Nueva York quien dijo “la policía tiene las manos llenas con asuntos importantes —manifestaciones, saqueos y covid— y simplemente no tienen tiempo para responder a cuestiones de calidad de vida como esta”.

De todas formas, este supuesto desinterés se explicaría en opinión de Heather Mac Donald, miembro del Manhattan Institute, porque luego de la muerte de George Floyd los miembros de la policía están siendo observados por los medios de comunicación por mala conducta, lo que trae consecuencias como bajar su rendimiento lo que permitiría una supuesta alza del crimen. Cifras preliminares informan que durante las manifestaciones y disturbios en Nueva York se registró un aumento del 25% en tiroteos y homicidios.

En tanto otra tesis indica que todo se debe a que la pandemia del Covid-19 ha hecho que las ciudades de Estados Unidos cancelasen todo tipo de eventos en los que se utilizado fuegos artificiales, lo que dejó sin mercado a los fabricantes de estos productos. Eso habría disminuido su precio y los hace asequibles para mayor cantidad de gente que ha empezado a usarlos, quienes a falta de actividades para hacer mientras se desarrolla la pandemia han optado por utilizar juegos de artificio.

En tanto el alcalde de Nueva York, Bill di Blasio, ha asegurado que destinará personal especializado para dar con los responsables de los hechos e investigar sus motivaciones. Lo cierto es que nadie sabe muy bien que significa mientras que teorías sobran. Aún queda largo paño que cortar.

Para graficar aún más lo que viven muchos neoyorkinos te invitamos a ver este video de Telemundo al respecto:

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios